Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 2 de diciembre de 2017

Domingo 1 de Adviento: Tened los ojos abiertos


Nos preparamos a celebrar el primer domingo de Adviento, dando así inicio a un nuevo año litúrgico (ciclo "b"), en el que nos acompañará ordinariamente el evangelio según san Marcos.

La liturgia nos invita a permanecer con los ojos abiertos, a velar para descubrir al Señor que viene a Salvarnos, que está viniendo ahora, que no espera a unos tiempos futuros ideales, sino que ya se hace presente entre nosotros para darnos su bendición.

Los años pasados he dedicado varias entradas a reflexionar sobre el mensaje fundamental de este domingo, que nos invita a estar en vela, siempre preparados para acoger al Señor, que viene a salvarnos.

2012. Domingo I de Adviento: Invitación a la vigilanciaSi el Señor llama a nuestras puertas, es natural que la Iglesia nos invite a velar, para evitar que su llegada pase desapercibida. Las lecturas de estos días insisten: «Velad, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor» (Mt 24,42); «Vigilad, pues no sabéis cuándo es el momento» (Mc 13,33ss); «Estad siempre despiertos» (Lc 21,35).

2013. Estad en vela. Domingo I de AdvientoCada vez que somos acogedores y respetuosos con los demás y con la naturaleza, estamos preparando la manifestación del reino. Cuando somos constructores de paz y de reconciliación, estamos preparando la venida final del Mesías. Si sabemos descubrir la presencia amorosa de Cristo en todas las cosas, nos estamos disponiendo para su manifestación definitiva.

2014. Domingo primero de Adviento: velad, vigilad, estad despiertosVelar es tener abiertos los ojos, no quedarse en lo superficial, en las apariencias, sino buscar la presencia escondida del Señor en nuestra vida, en los acontecimientos, en el mundo.

2015. Levantaos, alzad la cabeza, se acerca vuestra liberaciónEl evangelio de hoy recoge algunos párrafos del discurso de Jesús sobre los tiempos últimos. Usa imágenes tomadas de la literatura apocalíptica de la época y habla de desastres naturales, persecuciones y dificultades. Pero lo más importante no es esto, sino lo que dice a los creyentes: «Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación».

2016. Liturgia del primer domingo de Adviento. En la oración inicial de la misa pedimos al Señor que avive en nosotros el deseo de salir al encuentro de Cristo, acompañados por las buenas obras, para que, colocados un día a su derecha, merezcamos poseer el reino eterno.

1 comentario:

  1. Gracias,padre Eduardo ,que el SEÑOR JESÚS nos de la gracia de estar siempre alertas

    ResponderEliminar