Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 5 de enero de 2017

La fiesta de Epifanía o de los reyes magos


El 6 de enero se celebra la fiesta de la "Epifanía", popularmente conocida entre nosotros como "de los Reyes Magos".

He hablado muchas veces de esta fiesta. Quienes lo deseen, pueden ver las siguientes entradas:

La Epifanía del Señor (historia y significado). Los Santos Padres vieron en los Magos de Oriente un anticipo de los pueblos no judíos, llamados a encontrar la salvación en Cristo. Los Magos son la primicia, a la que siguen muchos otros. Porque se vio en estos personajes un anticipo de los paganos que habían de convertirse al Señor, y para indicar que la salvación es para todos, se terminó por pintar a uno negro (africano), a otro de piel amarilla (asiático) y a otro blanco (europeo), representando a los tres continentes que se conocían en la antigüedad. La Epifanía anuncia la universalidad de la salvación. 

La verdad de los Reyes Magos (reflexión sobre cómo dar a conocer a los niños la verdad sobre los Reyes Magos). Para que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, yo ordeno que, en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre y de vuestra parte, hagan regalos a sus hijos. También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y, a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres, en prueba de cariño. Y, alrededor del Belén, recordarán que, gracias a los Tres Reyes Magos, todos son más felices.

Y le ofrecieron dones... (meditación de Joseph Ratzinger) ...Mucho más que la sencilla y escueta narración del evangelio de Mateo de la adoración de los magos en Belén, fue la brillante visión del profeta Isaías lo que inspiró el corazón y el espíritu del cristianismo. Nuestros nacimientos solo toman de Mateo su núcleo principal, pero, en sus detalles, siguen la audaz visión del vidente: los dromedarios, los camellos, las riquezas de los pueblos se toman de este último. Así la hermosura y la grandeza de la tierra se inclinan ante la pobreza, ante el Niño del establo...

Carta a los Reyes Magos (artículo de José Luis Martín Descalzo). Hace mucho tiempo, queridos Reyes, que no les escribo. Y recuerdo, como si fuera hoy, mi carta de entonces. Empezaba así: «Queridos Reyes Magos: Dice mamá que, como hay guerra, les pida pocas cosas…» Había guerra entonces. Yo apenas la había visto, porque en mi pequeña ciudad duró tan solo doce o trece horas. Pero la había en aquel sitio vacío en nuestra mesa, en los nervios de mamá que esperaba todos los días la llegada del cartero y en mis hermanas que se pasaban el día haciendo jerseys para mi hermano mayor que estaba en el frente. Había guerra. Y, como había guerra, no pude aquel año pedirles, Reyes míos, aquella escopeta que tanto había soñado...

El camello cojo (poema-cuento de Gloria Fuertes).

Los tres Reyes Magos (poesía de Rubén Darío).

La fiesta de Epifanía (poemilla litúrgico).

Artabán, el cuarto Rey Mago (cuento navideño).

La otra carta de Reyes (precioso vídeo para reflexionar sobra la relación que tenemos con nuestros hijos y nietos).

Carta a los reyes magos (humor).

Música para Epifanía (6 canciones).

No hay comentarios:

Publicar un comentario