Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 5 de enero de 2016

Carta a los Reyes Magos de José Luis Martín Descalzo


Como en España la fiesta de Epifanía se sigue celebrando el 6 de enero y como los regalos los siguen trayendo los Reyes esta noche, comparto con ustedes esta emotiva «Carta a los Reyes Magos» que escribió hace algunos años el sacerdote periodista José Luis Martín Descalzo.

Hace mucho tiempo, queridos Reyes, que no les escribo. Y recuerdo, como si fuera hoy, mi carta de entonces. Empezaba así: «Queridos Reyes Magos: Dice mamá que, como hay guerra, les pida pocas cosas…» Había guerra entonces. Yo apenas la había visto, porque en mi pequeña ciudad duró tan solo doce o trece horas. Pero la había en aquel sitio vacío en nuestra mesa, en los nervios de mamá que esperaba todos los días la llegada del cartero y en mis hermanas que se pasaban el día haciendo jerseys para mi hermano mayor que estaba en el frente. Había guerra. Y, como había guerra, no pude aquel año pedirles, Reyes míos, aquella escopeta que tanto había soñado. 

Ya ven, qué cosas: ¡La guerra no me dejó pedirles una escopeta! Una escopeta con balas de corcho, naturalmente. 

Fue una Navidad triste aquella. Ni siquiera sabía si vendríais. Mi madre decía: ¡Quién sabe si podrán venir este año, tienen que pasar por Guadarrama! Yo preguntaba: ¿Y si hieren a un Rey Mago, mamá?

Ya ven, los niños hacen siempre preguntas que dan en el blanco: Hirieron a un Rey Mago. Hirieron a los Magos. Las guerras son así. Los partes militares dan solo el número de muertos en el campo de batalla. Pero nadie lleva la cuenta de las ilusiones enterradas, de los muertecitos que se le van acumulando a uno dentro. Hirieron a un Rey Mago. A los tres.

Sigue habiendo también demasiados hombres que cada mañana no encuentran en sus zapatos otra cosa que soledad, hambre y odios de diversos colores.

Y esa es la razón por la que hoy vuelvo a escribirles: hace falta que me traigan la escopeta que entonces no me dieron. Hace falta que llenen el mundo de escopetas como aquella, de las que solo hacen «pum» y risas.

¡Quién sabe! Tal vez este año logren atravesar los campos de batalla del mundo, sin ser heridos; tal vez mañana alguien rebaje sus personales cordilleras de egoísmo y resucite -con un relámpago de gozo- al chiquillo que fue. Ustedes, Reyes, lo pueden todo. Quizá mañana encuentren muchos hombres en sus zapatos la vieja ingenuidad que creían perdida.

5 comentarios:

  1. Queridos Reyes Magos, se que lo que os pido lo va a pedir mucha gente y ojala vengais muy cargados por que nos hace mucha falta. Queridos Reyes Magos, os pido paz. Paz en mi casa, paz en mi familia, paz en mi corazon.Fina.

    ResponderEliminar
  2. Queridos Reyes Magos, este año quisiera pediros para todos aquellos que no tienen nada ni siquera pais que les traigais un hueco en cualquier parte del mundo para poder vivir con susu hijos, salud para los enfermos y mucho amor para todos. Os quiere Isabel

    ResponderEliminar
  3. Queridos Reyes Magos, yo os pido que paséis despacio por los campos de refugiados. Todos los niños que tengo alrededor tienen muchas cosas así que si podéis haced noche allí. Buen viaje.

    ResponderEliminar
  4. Queridos Reyes Magos,les pido un techo para los desamparados, alegría para todos los niños y mucha paz para todos.
    Les pido también amor fraternal para mí familia.

    ResponderEliminar
  5. Queridos Reyes Magos...pido por la paz del mundo..por tantos niños sin padres ni hogar...por la liberacióm de Venezuela de comunistas satànicos...por mi familia ...con providencia integral...gracias . Amén

    ResponderEliminar