Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 20 de agosto de 2015

san Bernardo (20 de agosto)


Hoy es la fiesta de san Bernardo de Claraval, fundador de numerosos monasterios cistercienses, gran predicador y doctor de la Iglesia.


Cuando se hizo monje, arrastró consigo a cuatro hermanos mayores, un tío carnal y treinta amigos. Más tarde también entraron en el monasterio su padre y otro hermano, entre otros.

Por sus dotes de predicador le llamaban el "doctor melífluo" (es decir, dulce como la miel).


He comentado su poesía al nombre de Jesús (una de las más hermosas de toda la historia del cristianismo) en esta entrada. He recogido algunos pensamientos de su obra "Sobre el amor a Dios" ("De diligendo Deo") en esta entrada. He hablado de su carta-tratado al papa Eugenio III en esta entrada.


San Bernardo escribió las últimas palabras de la Salve: "Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María". También escribió la popular oracion del "Acordaos", que dice así:


Acordaos, oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio y reclamando vuestra asistencia, haya sido desamparado de Vos. Animado por esta confianza, a Vos acudo, Madre, Virgen de las vírgenes; y gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante Vos. Madre de Dios, no desechéis mis súplicas; antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

1 comentario:

  1. Preciosa poesía al nombre de Jesús. Nunca la había leído.

    ResponderEliminar