Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 2 de septiembre de 2012

La ley de Dios y las tradiciones de los hombres

Durante todo este año, normalmente leemos el evangelio según san Marcos en las misas de los domingos. Como solo tiene 16 capítulos y no da de sí para todo el año, las últimas semanas hemos leído textos tomados del evangelio según san Juan (en concreto el capítulo 6, el "discurso del pan de la vida"). Hoy volvemos a retomar la lectura de Marcos y la continuaremos hasta el final del año litúrgico.

El evangelio de este domingo (el 22 del tiempo ordinario, "ciclo b") nos presenta una discusión entre los fariseos y Jesús. Aquellos le reprochan que él y sus discípulos no observan algunas tradiciones heredadas de sus mayores (en concreto, se ve que eran un poco "marranos" y no se lavaban las manos antes de comer). Jesús no condena las tradiciones, pero las coloca en su justo lugar. Él nos enseña que no nos salva el cumplimiento de las costumbres y tradiciones, por muy buenas que sean, sino la fe en Dios y el deseo de cumplir su voluntad (aunque no siempre lo consigamos).

Han pasado 2000 años desde entonces y a veces seguimos confundiendo la fe con las costumbres y las tradiciones. Estas últimas, por muy buenas que sean, nunca deben desplazar a aquella. Cada pueblo y cada grupo humano tiene sus tradiciones (la mayoría son muy dignas de respeto, aunque algunas no lo sean), pero nunca nos salvará la repetición de unos ritos. El único salvador del mundo ayer, hoy y siempre es Jesucristo. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

1 comentario:

  1. El Señor nos ayude a poner siempre su palabra por encima de todas las demás cosas. E.N.

    ResponderEliminar