Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 20 de agosto de 2017

San Bernardo de Claraval


Hoy, 20 de agosto, se celebra la fiesta de san Bernardo de Claraval (1091-1153), que es una de las figuras más complejas del siglo XII: místico, político, poeta, reformador, guerrero, que escribió libros, fundó monasterios, asistió a concilios, aconsejó a papas y reyes, medió en conflictos, predicó una cruzada...

Cuando se hizo monje cisterciense solo había un monasterio de su Orden. Cuando murió  eran 343, repartidos por toda Europa.

Arrastró consigo al monasterio a cuatro hermanos mayores, un tío carnal y treinta amigos. Más tarde también entraron en el monasterio su padre y otro hermano, entre otros.

Por sus dotes de predicador le llamaban el "doctor melífluo" (es decir, dulce como la miel). Quienes lo escuchaban, quedaban convencidos de sus razonamientos.

Escribió cosas sublimes sobre Jesús de Nazaret: "Solo Jesús es miel en la boca, cántico en el oído, júbilo en el corazón. Árido es todo alimento del alma si no es rociado con este aceite; es insípido, si no se sazona con esta sal. Lo que escribes no tiene sabor para mí, si no leo en ello a Jesús. Cuando discutes o hablas, nada tiene sabor para mí, si no siento resonar el nombre de Jesús".

Suya es la expresión que hemos oído muchas veces: "A Jesús por María". Así oraba a la Virgen: "Virgen bendita, que tu piedad tome a pecho el hacer manifiesta al mundo la misma gracia que hallaste con Dios, alcanzando con tu intercesión perdón para los pecadores, remedio para los enfermos, fortaleza para los débiles, consuelo para los afligidos, amparo y libertad para los que peligran. A estos siervecillos tuyos que invocan con sus alabanzas tu dulcísimo nombre, ¡oh María!, alcánzales los dones de la gracia de Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro, quien es sobre todas cosas Dios bendito por los siglos de los siglos. Amén".

En otras entradas he recogido textos suyos, que pueden consultar haciendo un click sobre los títulos:

Jesús, dulce memoria. Cinco estrofas de su himno “Iubilus de nomine Iesu” que eran el himno tradicional para las vísperas de la fiesta del nombre de Jesús. Con vídeo.

Sobre el amor a Dios.  Pensamientos tomados de su obra "De diligendo Deo".

- Acuérdate, Oh Virgen María... Conocidísima oración y otros textos sobre la Virgen María.

Mira la estrella, invoca a María. Hermoso himno-oración a la Virgen María, que comienza así: "¡Oh tú que te sientes lejos de la tierra firme, arrastrado por las olas de este mundo, en medio de las borrascas y de las tempestades, si no quieres zozobrar, no quites los ojos de la luz de esta Estrella, invoca a María!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario