Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 1 de agosto de 2015

Jesús es el pan de la vida


Como ya les he explicado otras veces, cada tres años leemos los cuatro evangelios enteros en las misas de los domingos. El año pasado leímos el de san Mateo, este leemos el de san Marcos y el próximo leeremos el de san Lucas. El de san Juan lo leemos en las grandes fiestas (Navidad, Pascua) y en algunos domingos del año presente, ya que el de san Marcos tiene solo 16 capítulos y no da de sí para todo el año.

El domingo pasado leímos el inicio del capítulo 6 de san Juan (la multiplicación de los panes) y los próximos domingos leeremos el discurso del pan de la vida, que es la continuación. Les he hablado de ello y les he colocado un video con música de Brotes de Olivo sobre el tema en esta entrada.

Como la gente quería hacer rey a Jesús, en el evangelio de este domingo escuchamos que él les respondió: «No me buscáis porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros». Así, pues, la multiplicación de los panes es un «signo» que hay que interpretar para comprender su significado más profundo. 

Los contemporáneos se quedaron en la materialidad del gesto, en que habían comido pan sin tener que fatigarse para conseguirlo, y querían más. Pero Jesús les invita y nos invita a ir más allá, a buscar el significado del signo.

Él mismo nos lo explica. Hoy escucharemos que nos dice: «Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed». Los próximos domingos seguiremos escuchando cómo Jesús profundiza en el argumento.

Bendito sea Jesús, el pan de la vida que se nos ofrece para que los caminantes encontremos fuerzas.

No es el premio para los buenos, sino la ayuda necesaria para los que nos sentimos necesitados de su misericordia. Somos conscientes de que no lo merecemos. Por eso siempre decimos antes de comulgar: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa».

¡Oh, pan de la vida, de la inmortalidad! ¡Bendito y alabado seas por siempre! ¡A ti la gloria por los siglos!

1 comentario:

  1. ¡¡¡ BENDITÍSIMOS DÍAS Y GRACIAS POR TANTAS RIQUEZAS DEL

    ESPÍRITU´`IRITU......!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar