Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 14 de agosto de 2013

La Asunción de María (15 de agosto)


Mañana, si Dios quiere, celebraremos la Asunción de la Virgen María a los cielos. Algunos quieren ver en esta fiesta la culminación de todos los privilegios que Dios le concedió por ser la madre de su Hijo. Yo prefiero pensar que ese es el destino que nos espera a todos: participar de la vida de Dios para siempre, tal como Jesús nos prometió. En María, que es modelo de fe y esperanza para todos los cristianos, ya se ha cumplido. Si perseveramos en la fe, en nosotros también se cumplirá en el momento oportuno, por la misericordia de Dios.

El año pasado dedicamos varias entradas a tratar de la historia, la liturgia y la espiritualidad de esta fiesta (1, 2 y 3), y otras a recoger una poesía para la ocasión y de un video sobre el Misterio de Elche. Hoy quiero compartir con ustedes una poesía de Juan López de Úbeda (s. XVI) titulada precisamente A la Asunción de Nuestra Señora.

Virgen pura, hoy quiere Dios
que subáis del suelo al Cielo,
pues cuando quisisteis vos,
Él bajó del Cielo al suelo.

Si en la tierra daros quiso
Dios del bien que allá tenía,
¿Qué os dará en el paraíso,
donde todo es alegría?

El amor vuestro y de Dios
hoy se encuentran en el vuelo,
pues por Él a Dios vais vos,
y Él a vos vino del Cielo.

El Padre os da la corona,
el Hijo su diestra mano,
y la Tercera Persona
os da su amor soberano.

Alcanzáis, Virgen, de Dios
premios, honras y consuelo,
y por Él sois Cielo vos,
y Él por vos hombre en el suelo.

2 comentarios: