Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 31 de diciembre de 2015

Todo tiene su momento oportuno


Hoy concluye el año civil. En años pasados les he ofrecido un «Pregón de noche vieja y año nuevo» y he reflexionado sobre «Tiempo cósmico, tiempo humano, tiempo sagrado». También les he ofrecido una poesía que nos invita a estar despiertos, a acoger al Señor en el momento presente. Hoy les presento una pequeña reflexión bíblica, hecha por un sabio israelita.

El libro del Eclesiastés o Qohélet afirma que la verdadera sabiduría consiste en discernir en cada momento lo que toca hacer o padecer y llevarlo en paz, ya que «hay un tiempo para cada cosa»:

«Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar; un tiempo para matar, y un tiempo para sanar; un tiempo para destruir, y un tiempo para construir; un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto; un tiempo para esparcir piedras, y un tiempo para recogerlas; un tiempo para abrazarse, y un tiempo para despedirse; un tiempo para intentar, y un tiempo para desistir; un tiempo para guardar, y un tiempo para desechar; un tiempo para rasgar, y un tiempo para coser; un tiempo para callar, y un tiempo para hablar; un tiempo para amar, y un tiempo para odiar; un tiempo para la guerra, y un tiempo para la paz» (Ecl 3,1-8).

En cierta ocasión comenté este texto aquí. Hoy solo les invito a dar gracias a Dios, Señor del tiempo y de la historia, por todo lo bueno que hemos vivido en 2015, a pedirle perdón por todo lo que no hemos hecho bien en el año que termina y a poner en sus manos el 2016, para que toda nuestra vida transcurra bajo su mirada. Feliz año nuevo a todos los lectores de mi blog. Dios les bendiga.

3 comentarios:

  1. Feliz año a todos y especialmente a Ud. Padre, gracias por estar siempre ahí, ilustrándonos, guiándonos, ayudándonos, que el Señor le dé fuerza su y su gracia, le colme de sus bendiciones.Isabel

    ResponderEliminar
  2. Gracias Padre por su diario compartir! Le doy gracias al Señor por haberme dado la oportunidad de conocerlo y seguirlo. Salud para usted y su familia! Alina

    ResponderEliminar
  3. ;Feliz Año Nuevo! a todos los amigos del blog, os deseamos un año lleno de bendiciones.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar