Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 26 de diciembre de 2014

Seguimos celebrando la Navidad


Para muchos, la Navidad ya ha terminado. Se preparan durante meses y concluyen el 25 de diciembre. Pero la Iglesia católica sigue celebrando las fiestas navideñas durante varios días. En Irlanda, Inglaterra y Estados Unidos cantan un simpático villancico que habla de "los doce días de Navidad" (hasta la Epifanía, el 6 de enero), aunque la Navidad continúa todavía más, hasta la fiesta del bautismo del Señor.

La foto es del belén de la parroquia de Oropesa del Mar y ha sido tomada por su párroco, D. José Aguilella.

Los años anteriores he hablado en el blog de las fiestas que siguen a la Navidad, deteniéndonos en san Esteban (1 y 2), san Juan evangelista (1 y 2), los Santos inocentes (1 y 2), la sagrada familia (1 y 2), Nochevieja (1 y 2), santa María Madre de Dios (1 y 2), el santísimo nombre de Jesús (1 y 2), Epifanía (1 y 2) y el bautismo de Jesús en el Jordán (1 y 2).

También he recogido muchos videos con música, así como reflexiones bíblicas y litúrgicas. Hoy les invito a rezar este himno que la liturgia de las horas propone para estos días:

Te diré mi amor, Rey mío, en la quietud de la tarde,
cuando se cierran los ojos y los corazones se abren. 

Te diré mi amor, Rey mío, con una mirada suave,
te lo diré contemplando tu cuerpo que en pajas yace.

Te diré mi amor, Rey mío, adorándote en la carne,
te lo diré con mis besos, quizá con gotas de sangre.

Te diré mi amor, Rey mío, con los hombres y los ángeles, 
con el aliento del cielo que espiran los animales.

Te diré mi amor, Rey mío, con el amor de tu Madre, 
con los labios de tu Esposa y con la fe de tus mártires. 

Te diré mi amor, Rey mío, ¡oh Dios del amor más grande!
¡Bendito en la Trinidad, que has venido a nuestro valle!

No hay comentarios:

Publicar un comentario