Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 21 de marzo de 2014

Vía Crucis con santa Teresa de Jesús (1)

Los textos son de santa Teresa de Ávila (1515-15829) y las fotografías de la iglesia de santa Teresita de los carmelitas descalzos de Oklahoma City (USA).



PRIMERA ESTACIÓN: JESÚS, CONDENADO A MUERTE

“Su Majestad ha sido el libro verdadero adonde he visto las verdades. ¡Bendito sea tal libro, que deja impreso lo que se ha de leer y hacer, de manera que no se puede olvidar!” (V 26,5).

- Hoy abro mi corazón a Ti, Señor Jesús, para aprender verdades: el amor es más fuerte el odio, el amor no entiende de límites ni de treguas, la vida se nos da a chorros cuando Tú subes camino del Calvario.



SEGUNDA ESTACIÓN: JESÚS CON LA CRUZ A CUESTAS

“No dejen de considerar muchas veces la Pasión y vida de Cristo, que es de donde nos ha venido y viene todo bien” (V 13,13).

- Cuando el camino es áspero y las cargas insoportables, sabemos que Tú nunca nos dejas solos.



TERCERA ESTACÓN: JESÚS CAE EN TIERRA POR PRIMERA VEZ

“Si quiere ganar libertad de espíritu y no andar siempre atribulado, comience a no espantarse de la cruz, y verá cómo el Señor la ayuda a llevarla y con el contento que anda” (V 11,17).

- Señor Jesús, tu ternura nos levanta; tus ojos nos regalan una mirada de compasión para los que están caídos.



CUARTA ESTACIÓN: JESÚS ENCUENTRA A SU MADRE

“Este Señor nuestro es por quien nos vienen todos los bienes… ¿Qué más queremos de un tan buen amigo al lado, que no nos dejará en los trabajos y tribulaciones como hacen los del mundo? Bienaventurado quien de verdad le amare y siempre le trajere cabe sí” (V 22,7).

- Cuando voy a tu encuentro, Señor Jesús, me hallo con la luz de tu mirada y sé nunca me dejarás en el camino.



QUINTA ESTACIÓN: JESÚS, AYUDADO POR UN CIRINEO

“Bien de todos los bienes y Jesús mío, ordenad modos cómo yo haga algo por Vos, que no hay ya quien sufra recibir tanto y no pagar nada. Cueste lo que costare, Señor, no queráis que vaya delante de Vos tan vacías las manos” (V 21,5).

- ¿Cómo es que necesitas mi ayuda, Señor Jesús? Aquí tienes mis manos.



SEXTA ESTACIÓN: LA VERÓNICA ENJUGA EL ROSTRO DE JESÚS

“Quisiera yo siempre traer delante de los ojos su retrato e imagen, ya que no podía traerle tan esculpido en mi alma como yo quisiera” (V 22,4).

- Cuando te miro, Señor Jesús, con la cruz a cuestas, tu rostro se queda grabado en mi corazón y toda mi vida se abre a tu amor.



SÉPTIMA ESTACIÓN: JESÚS CAE EN TIERRA POR SEGUNDA VEZ

“Acuérdense de sus palabras y miren lo que ha hecho conmigo, que primero me cansé de ofenderle, que Su Majestad dejó de perdonarme. Nunca se cansa de dar ni se pueden agotar sus misericordias; no nos cansemos nosotros de recibir” (V 19,15).

- Si caigo, Señor Jesús, por segunda vez, Tú me das la mano.

1 comentario:

  1. Jesus estabas muriendote y con la Cruz acuestas Y yo me quejo PERDONANOS
    Ana Maria

    ResponderEliminar