Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 21 de marzo de 2013

La señal de la cruz

Al empezar un momento de oración o cualquier otra actividad, los cristianos hacemos el signo de la Cruz. Hay dos maneras de hacerlo. A la más sencilla la llamamos “santiguarse”. Consiste en llevarnos la mano a la frente, de allí al pecho y después al hombro izquierdo y al hombro derecho, mientras decimos: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. De esta manera confesamos que creemos en Dios Trinidad, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, tal como nos ha revelado Jesucristo. Al hacer la señal de la Cruz sobre nuestro cuerpo, estamos diciendo que pertenecemos a Jesús, que somos cristianos.

En algunos casos, con el dedo pulgar de la mano derecha hacemos tres cruces: sobre la frente, sobre la boca y sobre el pecho, pidiendo al Señor que purifique nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras obras. Mientras trazamos las tres cruces, decimos: “Por la señal de la santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor y Dios nuestro”. A esta segunda forma de marcarnos con la Cruz la llamamos “persignarse”.

La adoración de la Cruz. En la liturgia del Viernes Santo, el sacerdote canta: “Miren el árbol de la Cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo”. Y todos respondemos: “Vamos a adorarlo”. Cuando besamos la Cruz, o nos arrodillamos ante ella, o depositamos sobre ella nuestra frente, estamos pensando en el amor que Jesús nos ha tenido, hasta morir en la Cruz. Al mismo tiempo, damos gracias a Jesús que nos permite depositar todos nuestros sufrimientos, nuestras preocupaciones y nuestros pecados en su Cruz, porque a Él le importamos nosotros y le importan nuestras cosas. La Cruz que Él bañó con su sangre, en la que Él entregó libremente su vida por nosotros, recuerda su amor por los siglos de los siglos.

2 comentarios:

  1. Cada día me instruye, me ayuda, me hace meditar. Son catequesis que estoy segura nos estan haciendo mucho bien a muchas personas.Además cada comentario que leo, me hace sentirme unida a estas personas, que seguro jamás voy a conocer fisicamente, pero que me siento unida de una forma especial, como si se tratase de mi familia carmelitana. Gracias

    ResponderEliminar
  2. " ..........................RECUERDA SU AMOR POR LOS SIGLOS

    DE LOS SIGLOS ."

    ¡ AMÉN ...!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ¡ PADRE TODO ME EMOCIONA INTENSAMENTE ...!!!!!!!!!!


    ¡ GRACIAS DE TODO CORAZÓN ...!

    ResponderEliminar