Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 27 de agosto de 2012

Embriagárame de amor


El libro de los Salmos es una colección de cantos litúrgicos. También la mayoría de los oráculos proféticos y otros textos bíblicos fueron escritos para ser cantados, como el Cantar de los cantares. La música es capaz de suscitar sentimientos que no pueden provocarse con las palabras normales. Por eso decía san Agustín que "el que canta ora dos veces".

En el video Sayli Pérez interpreta el canto "embriagárame" de José Manuel Montesinos. Así lo presenta el compositor: "Hemos andado dando tumbos, sabemos del fracaso y de nuestra traición… pero aún queda en nuestra alma un deseo de Dios, una nostalgia de pureza, un ansia de amor grande que nunca acaba… Nos han arrojado en medio de la plaza y muchos están dispuestos a apedrearnos, quizá nosotros mismos… pero Jesús nos mira con entrañable ternura, reconciliándonos con Él y con nuestro corazón que ansía embriagarse de amor". (Tomado del blog de José Manuel: el lenguaje de las flores). 

Este canto tiene una profunda relación con la experiencia de la transverberación de santa Teresa, de la que hablamos ayer. Si hoy se subraya el deseo de embriagarse en el amor de Dios, ayer se resaltaba su cumplimiento. Primero coloco el video y a continuación, la transcripción de la letra de la canción:



   Embriagárame,
   embriagárame de amor…
   me embriagaría.
   Con la alegría
   de mi Señor
   me llenaría.

   Calmar quisiera esta sed dromedaria
   en el oasis de amor que me llena.
   Atravesé la llanura calvaria
   de las estatuas de sal
   y de los besos de arena.

   Domar quisiera este potro indomable
   con un dulzor de palabras sencillas,
   pedir perdón por lo imperdonable
   y que me dieras la paz
   con un beso en las mejillas.

   ¡Ay, quién pudiera emprender el camino
   hasta encontrar el amor verdadero!
   Como Tobías, marchar peregrino
   con el arcángel Rafael
   para mostrarme el sendero.

   Tanto soñé aquel abrazo precioso
   del hijo pródigo, apenas si visto,
   de la viuda que besa a su esposo,
   de la reconciliación
   entre Simón Pedro y Cristo…

   Embriagárame,
   embriagárame de amor…

5 comentarios:

  1. ¡Cómo me gustaría, a mí también, emprender el camino hasta el Amor Verdadero y marchar peregrino con un buen guía, como el arcángel Rafael, para mostrarme el sendero! ¡Qué canto tan precioso y tan consolador ,después de haber experimentado el fracaso¡¡Qué la sed de Dios no se apague nunca hasta rebosar de Él! Nuria.

    ResponderEliminar
  2. Yo también quiero domar este potro indomable y embriagarme con la alegría de mi Señor.Que El me perdone lo imperdonable y que me dé su paz con un beso en la mejilla.
    Betania

    ResponderEliminar
  3. pRECIOSA LETRA, MUSICA Y TAMBIEN ME LLAMA A EMBRIAGARME DE ESE AMOR EN UN ABRAZO, GUARDO EN MI CORAZON ESE HERMOSO DIA QUE LLEGARÁ.

    ResponderEliminar
  4. O AMOR DE DIOS ESPERADO CUANDO VENDRAS AMI Y ME CURARAS
    Ana Maria

    ResponderEliminar

  5. " EMBRIAGÁRAME ,

    EMBRIAGÁRAME DE AMOR...

    ME EMBRIAGARÍA

    CON LA ALEGRÍA DE MI SEÑOR

    ME LLENARÍA....................

    ........................................
    ................................ "

    ¡ AMÉN...!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar