Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 14 de febrero de 2024

Dios nos anuncia su misericordia y nos promete su bendición


El Miércoles de Ceniza nos recuerda, una vez más, que la última palabra en nuestra vida y en la historia de la humanidad no la tendrán nuestros pecados, porque Dios puede transformar los males en bienes y sacar hijos de Abrahán hasta de las piedras.

Las lecturas de la misa del día invitan a la conversión a todos: a los ancianos, a los jóvenes, a los niños de pecho, a los sacerdotes y a los laicos, porque la buena noticia de la salvación es para todos. De hecho, el profeta Joel dice en la primera lectura: «Congregad al pueblo, santificad la asamblea, reunid a los ancianos, congregad a muchachos y niños de pecho...»

Dios nos anuncia su misericordia y nos promete su bendición. Solo nos pide que nos dispongamos a acoger sus dones, ya que él respeta siempre nuestra libertad y no obliga a nadie. 

En la segunda lectura, san Pablo nos suplica que nos dejemos reconciliar por Cristo, que acojamos su amor, que supera todas las promesas y esperanzas de los hombres. Hagámoslo y veremos que es lo mejor que nos puede pasar.

Deseo a todos los lectores de mi blog una feliz Cuaresma, un gozoso camino hacia la Pascua, de la mano de Jesús y de María.

5 comentarios:

  1. Gracias, padre Eduardo. También un gozoso camino para usted y para todos. Pero que sea también un camino piadoso junto a los que sufren y a los que, sin merecerlo, se les vulnera cada día el derecho fundamental a la paz. Que el amor del mundo al que cada uno de nosotros podemos aportar humildemente nuestra parte, más aún en estos días en que conmemoramos la pasión de Cristo, los arrope y consuele.

    ResponderEliminar
  2. Dios anuncia su misericordia y nos promete du bendición. Tan sólo quiere que acojamos libremente su oferta. Gracias P. Eduardo, por este esperanzador recordatorio. Buen Miércoles de Ceniza.

    ResponderEliminar
  3. Gracias P. Eduardo, es una bendición sus comentarios de cada día, su acompañamiento, dsuinagotable

    ResponderEliminar
  4. Gracias, padre Eduardo!
    De la mano de Jesus empezamos a caminar hacia su Pascua!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Padre, es tiempo de reconciliación, es tiempo de mirar hacia adentro y ver hasta donde somos capaces de girar en nuestra vida, si Cristo nos anuncia misericordia y nos bendice día a día, que mayor garantía de experiencia vital.

    ResponderEliminar