Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 10 de noviembre de 2015

El misterioso intercambio entre nuestra pobreza y la riqueza de Dios


Celebramos hoy la fiesta del papa san León Magno, que sirvió a la Iglesia de Roma con gran sabiduría y sensibilidad en el s. V. (se puede profundizar en su vida aquí). Se conservan muchos sermones y cartas escritos por él, así como varias oraciones litúrgicas, entre las que destaca la que compuso para el ofertorio de la misa de Navidad, que se sigue rezando en varias ocasiones durante el año litúrgico y dice así, en la traducción española:

«Acoge Señor nuestras ofrendas en este misterioso encuentro entre nuestra pobreza y tu grandeza: nosotros te ofrecemos los dones que tú mismo nos has nos has dado, y tú danos en cambio a ti mismo».

En Navidad se produce un misterioso intercambio entre nuestra pobreza y la riqueza de Dios. Él asume lo nuestro (nuestra carne, nuestra debilidad) y nos da lo suyo (su vida eterna, su fortaleza).

Algo parecido sucede en cada eucaristía. Nosotros ofrecemos a Dios nuestro pan y nuestro vino y él nos da en cambio a su Hijo.

El precioso canto italiano que pongo a continuación recoge esta oración. Después del video copio la letra en italiano.


Accogli Signore i nostri doni
In questo misterioso incontro
Tra la nostra povertà
E la tua grandezza
Noi ti offriamo le cose
Che tu stesso ci hai dato
E tu in cambio donaci
Donaci te stesso.

2 comentarios:

  1. !Qué bien suena en italiano! ..." La humildad, la docilidad, son muy importantes en la vida del cristiano, porque es una custodia de la pequeñez, a la cual el Señor gusta mirar".
    Conchita

    ResponderEliminar
  2. Te damos nuestra pobreza acambio de tu grandeza ESTO ES AMAR
    Ana Maria

    ResponderEliminar