Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 26 de noviembre de 2012

Encuentro de san Juan de la Cruz con santa Teresa de Jesús

El 28 de noviembre de 1568, primer domingo de Adviento, se inauguró el primer convento de Carmelitas Descalzos en Duruelo. Como preparación al aniversario hablaremos hoy del encuentro de san Juan de la Cruz con santa Teresa de Jesús en Medina del Campo, mañana hablaremos del «noviciado» de fray Juan en Valladolid y pasado de la fundación de Duruelo.

Fray Juan de la Cruz se encontró por primera vez con la madre Teresa de Jesús en 1567. Ella se había trasladado desde Ávila a Medina del Campo para realizar su segunda fundación de monjas. Aún no era una mujer famosa, pero ya había recorrido un largo camino de vida espiritual y comunitaria, que incluía la redacción del Libro de la Vida, el Camino de Perfección y las Constituciones. Dolida por las divisiones que la Reforma protestante había causado en la Iglesia e impulsada por su amor a las almas y sus deseos de que Cristo fuera conocido y amado por todos, había fundado el palomarcico de san José, donde un pequeño grupo de mujeres se había reunido con ella para vivir en obsequio de Jesucristo, orando por la Iglesia, por sus pastores y teólogos. Su original estilo de vida, donde se unían el aprecio por la cultura y una vida fraterna muy sencilla, largos momentos dedicados a la oración silenciosa y un desarrollado sentido del humor, llamó la atención del general de la Orden, el P. Juan Bautista Rubeo, que le dio permiso para fundar tantos conventos de monjas como quisiera.

Ella se daba cuenta de que, para el éxito de su empresa, necesitaba del apoyo de algunos varones que vivieran sus mismos ideales y pudieran servir de confesores y predicadores para sus monjas. Al principio, el general se lo negó, pero –ante su insistencia– finalmente le dio el permiso para fundar dos conventos masculinos de «carmelitas contemplativos». Buscando candidatos, se entrevistó con algunos religiosos, sin llegar a nada concreto. El prior de Medina, el P. Antonio de Heredia, quería ser el primero en unirse a su proyecto, pero a ella no le convencía.

Mientras tanto, fray Juan fue ordenado sacerdote ese mismo año y se desplazó desde Salamanca a Medina para celebrar su primera Misa. Hablaron de él a la madre fundadora, que lo hizo llamar. Después de algunas palabras, Teresa comprendió que estaba ante una persona excepcional y le explicó sus proyectos. Él le comentó su deseo de irse a la Cartuja, buscando una entrega más generosa al Señor. Ella le contestó: «¿Para qué quiere ir a buscar fuera lo que puede encontrar en su propia Orden?». Y le invitó a unirse a su aventura fundacional, para la que tenía los permisos necesarios. A él le pareció bien, «con tal de que se hiciera pronto». Santa Teresa quedó encantada con fray Juan y dijo a sus monjas: «Ayúdenme a dar gracias a Dios, que ya tenemos fraile y medio para nuestro propósito».

7 comentarios:

  1. El encuentro de san Juan de la Cruz con santa Teresa fue providencial. Él aprendió de ella y ella de él. Hasta las almas más grandes necesitan de otros para desarrollar todas sus capacidades. Gracias, Señor, por todas las personas buenas que pones en mi camino. Elías.

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuánto disfruto con todas las entradas sobre santa Teresa y san Juan!Siempre me parecen novedad.Le agradezco mucho el documento sobre
    el adviento,será una gran ayuda para vivir esta etapa.Qué su siembra
    sea fructífera en este continuo peregrinar.Betania.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la preparación para El Adviento y todos los documentos sobre el Credo, creo me van a ayudar mucho en la consolidación de mi Fé. Isabel

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo cuando los frailes carmelitas de Caravaca estaban en obras en el convento y vivían en un piso que les habían prestado en la Gran Vía. Lo llamábamos "Duruelo" y nos sentíamos tan acogidos en esa casa...

    ResponderEliminar
  5. He encontrado siempre en Santa Teresa y San Juan de la Cruz dos maestros y dos amigos. Considero que tanto sus escritos como sus personas con todas sus aventuras son verdaderamente fascinantes. E.N.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el "blog de cada día". Cuídate mucho. Besos. Tu madrina.

    ResponderEliminar
  7. La importancia de encontrar un alma similar. La importancia del gran regalo que es la amistad.

    ResponderEliminar