Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 6 de septiembre de 2015

Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos


En el evangelio de hoy, escuchamos que la gente dice -refiriéndose a Jesús-: "Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos".

También nosotros somos a veces sordos (no sabemos escuchar a Dios cuando nos habla) y mudos (no sabemos dar testimonio de nuestra fe ante el mundo), pero Jesús quiere sanarnos.

Por un lado, estamos de nuevo en la situación del Génesis, cuando se afirma que "Dios vio lo que había hecho, y era bueno". La obra creadora de Dios es buena y la obra redentora de Jesús también es buena. De alguna manera, Jesús con sus obras prodigiosas restaura la armonía original del proyecto de Dios, establece el Paraíso en la tierra.

Por otro lado, es significativo que quienes dicen esto son paganos, no-judíos, gente de la Decápolis, extranjeros entre los que Jesús hizo el milagro. Dios quiere salvar a todos y Jesús se dirige a todos. También la Iglesia debe hacer lo mismo: anunciar el evangelio y actuar con misericordia en todos los ambientes, sin hacer acepción de personas, tal como nos pide Santiago en la segunda lectura.

1 comentario: