Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 15 de octubre de 2015

actualidad de santa Teresa


Hoy, con la fiesta de santa Teresa de Jesús (Ávila 1515 - Alba de Tormes 1582), se concluyen las celebraciones del quinto centenario de su nacimiento en casi todo el mundo, aunque en algunos lugares las han alargado un poco más.

Son muchos los actos que se han celebrado en este año: conferencias, congresos, conciertos, exposiciones, publicaciones, etc. Una cosa está clara: santa Teresa sigue siendo actual cinco siglos después.

¿Qué es lo que la hace actual para que sigamos interesándonos por ella después de tanto tiempo? La respuesta es sencilla: su experiencia. Ella no teoriza sobre cuestiones más o menos interesantes pero alejadas de la vida concreta, sino que se centra en lo esencial: comparte la manifestación de Dios en su historia personal y nos enseña a encontrar a Dios en nuestras vidas y a relacionarnos con él.

Teresa de Jesús reúne en sí una actividad incansable de viajes, compras de casas, negociaciones para conseguir permisos… (que se recoge en el libro de las Fundaciones y en sus numerosas cartas) y una profunda vida interior que se desboca en un misticismo ardiente (el cual queda reflejado en el Castillo interior). 

En ella se unen la introspección y el deseo de comunicación, la firme voluntad de realizar grandes empresas y la llaneza en el trato, la defensa decidida de algunos valores esenciales y la capacidad de repensar otros y de adaptarse con facilidad a las circunstancias cambiantes. 

Esa unión armónica de realidades tan distintas la hace especialmente atrayente. 

Además, fue una mujer muy simpática; las enfermedades, los trabajos, las humillaciones y los desprecios nunca consiguieron apagar su optimismo.

Hoy se la presenta también como modelo de «resiliencia», que es «la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas». (Diccionario de la lengua española DRAE). No se trata solo de «sobrevivir», de «resistir» a las desgracias, sino de superarlas usándolas como un trampolín para crecer y mejorar. 

En cierta ocasión estaba de viaje desde Ávila hacia Medina del Campo para fundar su segundo monasterio de carmelitas descalzas. Cuando se encontraba a mitad de camino, vinieron a decirle que la casa que les habían ofrecido ya no estaba a la venta y que la fundación no se podía hacer porque habían surgido dificultades que parecían insuperables. ¿Qué hizo ella?, ¿se echó atrás? 

Al contrario, comenta así su reacción: «¡Oh, válgame Dios! Cuando Vos, Señor, queréis dar ánimo, ¡qué poco hacen todas las contradicciones! Antes parece [que la dificultad] me animó, pareciéndome que si comenzaba a alborotarse el demonio, era porque se había de servir el Señor de aquel monasterio» (F 3,4).

Su fuerza interior proviene de que ella sabe con certeza que Dios no es una figura del pasado, sino que sigue manifestando su misericordia a quienes lo buscan con sinceridad: «la grandeza de Dios no tiene término, tampoco lo tendrán sus obras. ¿Quién acabará de contar sus misericordias y grandezas?» (7M 1,1).

Como Teresa, acojamos en nosotros la misericordia de Dios, que no se cansa de amarnos ni de perdonarnos, y caminemos decididos hacia el cielo, hijos del Carmelo.

¡Feliz fiesta de nuestra Santa Madre!

3 comentarios:

  1. Santa Teresa, maestra y amiga de quienes se prestaban a hablar de Dios y de cosas del alma, no rehuses seguir siendo nuestra compañera de andadura, para que alcancemos la unidad interior, la solidaridad más comprometida, y la radical pertenencia a quien es el único Señor.
    No permitas que por nuestra debilidad desconfiemos de la misericordia del que se hizo tan humano, para ofrecernos siempre la posibilidad del perdón. Y gracias por habernos dejado tu experiencia de Dios como enseñanza y la fascinante llamada a la relación con Él. Con tan buen amigo presente, todo se puede sufrir.

    (De la Carta – oración a Santa Teresa de Jesús, por Ángel Moreno de Buenamente)
    ¡Feliz fiesta de Santa Teresa!
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  2. ¡Feliz fiesta de Santa Teresa!

    ResponderEliminar
  3. " Juntos andemos Señor; por donde fuéreis tengo de ir; por donde pasáreis tengo de pasar "

    Quienes de veras aman a DIOS, todo lo bueno aman, todo lo bueno quieren, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno loan, con los buenos se juntan siempre y los favorecen; no aman sino verdades y cosa que sea digna de amar. "

    " ¡ oh Señor !,que todo el daño nos viene de no tener puestos los ojos en Vos...."

    Gracias Santa Teresa por este año,en el que tantas cosas hermosas me has dado a conocer...
    Dios Padre nuestro, como Teresa de Jesús, maestra de espiritualidad, enséñame a orar de todo corazón:" Vuestra soy, Señor, para Vos nací ¿qué mandáis hacer de mí?" te alabo y te bendigo. FELIZ DIA DE SANTA TERESA M.Jose.

    ResponderEliminar