Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 4 de febrero de 2015

Catedral de Ávila


Desde hoy, 4 de febrero, y hasta el día 12 estaré en Ávila, participando en el capítulo para la elección del primer provincial de la nueva provincia española, fruto de la unión de cinco provincias anteriores. Con tal motivo, les comparto algunas imágenes e informaciones sobre la catedral de la ciudad. Así se van preparando los que participarán en las peregrinaciones de junio y septiembre. La foto de arriba es una vista aérea del edificio catedralicio, con el claustro y otras dependencias a la derecha.


La catedral de Ávila está dedicada a Jesús, Salvador del mundo y está catalogada como monumento nacional y patrimonio de la humanidad. Aunque hubo una catedral primitiva desde época paleocristiana y visigoda, se perdió todo con la invasión musulmana del s. VIII. 

En el s. XI, con la reconquista, se construyó una nueva, sobre la que se edificó la actual desde el s. XII en adelante, siendo la primera catedral en estilo gótico que se construyó en España, aunque se comenzó en estilo románico y se terminó en estilo renacentista, con algunos añadidos barrocos y neoclásicos. Así que en ella se pueden encontrar distintos estilos arquitectónicos, cada uno con su singularidad y su belleza.


La catedral de Ávila llama la atención porque forma parte del sistema defensivo de la ciudad, ya que es una catedral-fortaleza que se construyó durante la época de la reconquista en la que las guerras entre cristianos y musulmanes eran continuas. De hecho, la parte exterior del ábside es el cubo más robusto de la muralla.


En la construcción se usó una piedra especial, blanca con vetas rojas debidas a óxidos de hierro, que se suele llamar “piedra sangrante” y que no se encuentra en otros edificios similares, solo en la basílica de san Vicente de la misma ciudad.


La catedral conserva un precioso claustro del s. XIV, concluido en el s. XVI, y un museo lleno de obras de arte: vidrieras, pinturas, esculturas, orfebrería, ornamentos bordados, cantorales miniados, sarcófagos, etc.

Pueden visitar la página web de la catedral aquí, así como una explicación de la arquitectura y otra de las capillas, claustro y museo.




Ábside almenado desde el exterior.


Bóvedas de la nave central.


Claustro.


Coro renacentista.



Fachada principal.


Bóvedas de una nave lateral.


Orfebrería del museo.


Retablo mayor, obra de Berruguete.


Girola detrás del presbiterio, con el sepulcro de "el tostado", esculpido en alabastro.


Vidrieras.

5 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir con nosotros sus conocimientos. Yo estuve una vez en Ávila, pero creo que en la catedral ni me fijé. Hicimos más hincapié en todo lo referente a santa Teresa de Jesús que fue el motivo de nuestro viaje.
    Que disfrute estos días de esta ciudad tan bella y ¡cuídese! caerá un nevazo con esta ola de frío.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Aqui en el desierto ya se ha derretido la nieve Meimagino esa preciosa catedral nevada Cuidese que no son tiempos para caminar por la nieve Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. La última vez que estuve en Ávila y en su catedral, fue en julio de este año. Preciosa. Y no menos preciosa la basílica de San Vicente a la que te refieres. Fascinante su piedra sangrante.
    Lástima que los musulmanes destrozaran casi todo el arte visigodo que, para mí, tiene un encanto muy especial.
    Y ahora, con la nieve, Ávila será una fiesta de belleza. Después de Zamora y de Segovia, es la ciudad de España donde más románico se conserva. Todo un placer para los sentidos.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante reportaje. Gracias! ... Cuídese del frío...

    ResponderEliminar
  5. Gracias x compartir tan bellas fotos.

    ResponderEliminar