Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 8 de octubre de 2016

Homenaje sabatino a la Virgen del Carmen


Cada sábado, en la iglesia de los carmelitas descalzos de Burgos (y en muchas otras) se conserva la tradición de rezar la "sabatina" en honor de la Virgen del Carmen. Les propongo uno de los esquema que seguimos, por si le sirve a alguien. Como no tengo vídeos del Carmen de Burgos, tomo los cantos de otros lugares.


1. Canto de entrada

Salve María, flor del Carmelo,
dulce consuelo del mortal,
guía a tus hijos, madre adorada,
a la morada celestial. (bis)

Desde los cielos, la Virgen bella
nuestra plegaria escuchó,
y compasiva cual tierna madre,
llena de gracia descendió.
Su voz divina en nuestras almas
vertió el aroma de su amor.
Y en rica prenda, de sus ternuras
su escapulario nos dejó. (bis) 


2. Oración inicial

Virgen María, Madre y hermosura del Carmelo, Estrella del Mar, un sábado más acudimos a ti implorando tu amparo. Madre de Dios y Madre nuestra, dirige tu mirada a todos los que nos hemos reunido esta tarde en tu santuario, escucha nuestras plegarias y enséñanos a servir a Jesús con corazón sincero, como hiciste tú. Madre de Misericordia y refugio de los pecadores, intercede por nosotros ante tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

3. Invocaciones

Virgen del Carmen bella, Madre de Jesús y Madre nuestra, tú que eres modelo de oración y de servicio, ayúdanos a amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestros hermanos como a nosotros mismos. 


Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Virgen del Carmen, Madre de la esperanza, ayúdanos a llevar amor y alegría a todos los hombres, para que Cristo viva en nosotros y podamos ser un reflejo de su misericordia ante nuestros hermanos. Dios te salve, María…

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Virgen del Carmen, Reina de la paz, siembra concordia en nuestros corazones, en nuestros hogares, en nuestra patria y en el mundo entero, y ayúdanos a ser constructores de paz y esperanza. Dios te salve, María…

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

4. Poema a la Virgen


Blanca flor del Carmelo,
vid en racimo,
celeste claridad,
puro prodigio
al ser, a una,
Madre de Dios y Virgen:
¡Virgen fecunda!

Bajo noches oscuras
navega el alma,
enciende tú los rayos
de la esperanza,
y sé el lucero
que lleve nuestra nave
segura al puerto. Amén.

5. Canto de la Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!


Ruega por nosotros, Reina y Hermosura del Carmelo.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Oración final

Oh, Dios, que has honrado a la Orden del Carmen con la advocación especial de la bienaventurada y siempre Virgen María, Madre de tu Hijo; concede a cuantos celebramos su memoria que, guiados por su ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección, que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario