Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 18 de noviembre de 2015

demanda a la revista "Fortune"


Quiero compartir con ustedes un precioso escrito del periodista mexicano Armando Fuentes Aguirre (Catón) titulado «demanda a la revista "Fortune"». Ya tiene algunos años, pero yo lo acabo de descubrir y me ha parecido precioso, simpático y muy sugerente. (Me lo ha hecho descubrir el P. Sebas en la revista «El Carmelo», cuyo último número pueden descargar gratis aquí).

Me propongo demandar a la revista "Fortune", pues me hizo víctima de una omisión inexplicable. Resulta que publicó la lista de los hombres más ricos del planeta, y en esta lista no aparezco yo. 

Aparecen, sí, el sultán de Brunei, aparecen también los herederos de Sam Walton y Takichiro Mori. Figuran ahí también personalidades como la Reina Isabel de Inglaterra, Stavros  Niarkos, y los mexicanos Carlos Slim y Emilio Azcárraga. 

Sin embargo a mí no me menciona la revista. Y yo soy un hombre rico, inmensamente rico. Y si no, vean ustedes: tengo vida, que recibí no sé por qué, y salud, que conservo no sé cómo. 

Tengo una familia, esposa adorable que al entregarme su vida me dio lo mejor de la mía; hijos maravillosos de quienes no he recibido sino felicidad; nietos con los cuales ejerzo una nueva y gozosa paternidad.

Tengo hermanos que son como mis amigos, y amigos que son como mis hermanos. 

Tengo gente que me ama con sinceridad a pesar de mis defectos, y a la que yo amo con sinceridad a pesar de mis defectos. 

Tengo cuatro lectores a los que cada día les doy gracias porque leen bien lo que yo escribo mal. 

Tengo una casa, y en ella muchos libros (mi esposa diría que tengo muchos libros, y entre ellos una casa). 

Poseo un pedacito del mundo en la forma de un huerto que cada año me da manzanas que habrían acortado aun más la presencia de Adán y Eva en el Paraíso. 

Tengo un perro que no se va a dormir hasta que llego, y que me recibe como si fuera yo el dueño de los cielos y la tierra. 

Tengo ojos que ven y oídos que oyen; pies que caminan y manos que acarician; cerebro que piensa cosas que a otros se les habían ocurrido ya, pero que a mí no se me habían ocurrido nunca. 

Soy dueño de la común herencia de los hombres: alegrías para disfrutarlas y penas para hermanarme a los que sufren. 

Y tengo fe en Dios que guarda para mí infinito amor. 

¿Puede haber mayores riquezas que las mías? ¿Por qué, entonces, no me puso la revista "Fortune" en la lista de los hombres más ricos del planeta?"

¿Y tú, cómo te consideras? ¿Rico o pobre? HAY GENTE POBRE, PERO TAN POBRE, QUE LO ÚNICO QUE TIENE ES… DINERO, MUCHO DINERO. 

4 comentarios:

  1. Como no aparezco yo en la lista? Esto es una omisión inexplicable de mi persona, ni seme menciona...jajajaj...Tiene toda la razón, pero si somos inmensamente ricos. !!!!!!!!!.....Solo reconociendo lo que soy, débil o fuerte; Lo que recibo que es mas de lo que doy; lo que poseo: el ser, la libertad que Dios me da, AMOR A LA VIDA. AMOR PARA AMAR. Todo esta cubierto ! Qué mas necesito?.... No quejarme tanto..... eso.... Precioso escrito, tampoco lo conocía y simpático, como emotivo. La palabra GRACIAS A DIOS estará hoy todo el día mas presente.....M.Jose.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa reflexión que me ha hecho pensar qué afortunado soy. Paolo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Padre por este artículo que nos abre los ojos para reconocer lo inmensamente ricos que somos!!!!! Gracias Dios por tanto amor!!! Alina

    ResponderEliminar
  4. Precioso el articulo y si pobres de los que tienen dinero , porque son ricos los que tienen algo en abundancia para dar a los demas que se lo hacen sentir y los pobres que tienen tanto dinero solo ellos saben que lo tienen porque este no se siente en el corazon del que lo necesita porque no lo comparten

    ResponderEliminar