Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 12 de junio de 2013

Belén de Judá


El nombre significa “Casa del pan”. Belén es una población a 8 km. de Jerusalén, hoy perteneciente a Palestina separada de Israel por un gran muro, imagen de todos los odios y divisiones del mundo.

Belén conserva la tumba de Raquel (esposa de Jacob, que murió al dar a luz a Benjamín hacia el 1450 a.C.). Allí nació David y Samuel lo ungió como rey el 1050 a.C. (1Sam 16). En el convento de las Carmelitas Descalzas, construido sobre la cueva donde David fue ungido rey, está enterrada la Beata María de Jesús Crucificado (Carmelita mística palestina). 

Allí quiso nacer Cristo, para cargar sobre sus espaldas nuestros pecados y nuestras miserias. Pero no fue aceptado en el pueblo, por lo que tuvo que nacer en las afueras, en una cueva utilizada para guardar los rebaños. Desde el momento de su nacimiento en la carne, el Hijo de Dios quiso ocupar el sitio más bajo y pobre. Como le gustaba repetir al beato Carlos de Foucauld: «Hasta tal punto Nuestro Señor ocupó el último lugar, que nunca nadie se lo ha podido arrebatar».

El emperador Constantino mandó construir una basílica el 325 d.C., reedificada en el s. VI (la actual) y embellecida con mosaicos y pinturas en el s. XII. Allí eran coronados los reyes cruzados. En la fachada se puede observar el dintel de la gran puerta primitiva, el arco gótico bastante menor, que la sustituyó en época de los cruzados, y la pequeña puerta de ingreso actual, con la que se intentó que los turcos no pudieran entrar a caballo, matando a los cristianos que se refugiaban en su interior.

Junto a la gruta, san Jerónimo y sus discípulos construyeron un monasterio en el s. IV. Allí tradujo la Biblia al latín (la famosa Vulgata). Hoy los franciscanos tienen un convento y la basílica de santa Catalina, junto a la iglesia y gruta de la Natividad, compartida por los ortodoxos, armenios y católicos.

En el campo de los pastores hay otra Iglesia que recuerda el mensaje de los ángeles. En la ciudad hay varios conventos, monasterios y templos, así como obras sociales cristianas en favor de los más desfavorecidos.

En la página del santuario hay fotos, informaciones y la posibilidad de realizar una visita virtual.

6 comentarios:

  1. BELEM casa del pan Alli nacio la vida del mundo El que no loaceptaron en la posada y nacio en lo mas pobre de Belem Jesus que no nos falte
    tu pan Ana Maria

    ResponderEliminar
  2. Padre Eduardo..., qué recuerdos de mi viaje. Gracias por compartir esta peregrinación con nosotros. Pido por todo el grupo que están disfrutando de Tierra Santa y también por los que le siguen desde aquí.
    Un bendi-abrazo para todos!!!!!
    Nino.

    ResponderEliminar
  3. Padre Eduardo le agradezco mucho la oportunidad que nos da,de realizar este viaje mental,no por ello menos vívido,y en algunas ocasiones virtual.Realmente,estoy disfrutando.
    Que Dios bendiga a todo ese grupo de peregrinos.

    ResponderEliminar
  4. Cuanto daría por estar allí con ustedes y aprender con un maestro tan ilustrado como usted Padre. Nunca olvido sus misiones aquí en mi natal Caguas. Que mucho aprendí, estoy deseosa que vuelva. Qué Dios lo acompañe siempre. Dios le bendice.

    ResponderEliminar
  5. Padre Eduardo, doy gracias a Dios por haberlo encontrado en mi camino. En la peregrinación logré convertirme por completo en la fe católica. Dios lo escogió para mostrar al mundo su conocimiento, a la vez, ejemplo a seguir para lograr el camino a la santidad. Atte. Sara de Pino (peregrina 2014)

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡ OH PADRE SANZ DE MIGUEL ! ¡BENDITÍSIMOS DÍAS ...!!!!!!

    ¡¡¡ GOZOS DOLORES ... GLORIAS ... MISTERIOS ... MISTERIOS DE

    AMOR NOS SIGUE HACIENDO VIVIR PADRE ...!!!!!!!

    ¡ TODO MARAVILLOSO ... !!!!!!!!!! ¡¡¡ SIGO SUS LATIDOS ,,!!!


    ¡¡¡ GRACIAS DE TODO CORAZÓN ...!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar