Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 24 de mayo de 2015

El Espíritu Santo nos diviniza


Ya he dedicado muchas entradas a hablar de la fiesta de Pentecostés: su origen, su historia, su significado, cantos y oraciones al Espíritu Santo... (se pueden consultar aquí). Hoy me limito a poner en relación la fiesta que estamos celebrando con el resto del año litúrgico.

En Adviento nos preparamos a acoger a Jesús que viene a salvarnos. Es el tiempo en que "el Espíritu y la Iglesia oran diciendo: Ven, Señor".

En Navidad celebramos que "el Hijo de Dios, que se encarnó por obra del Espíritu Santo, se ha hecho hombre para que los hijos de los hombres lleguen a ser hijos de Dios".

En Cuaresma pedimos al Señor que nos renueve para que podamos vivir como verdaderos cristianos, que nos conceda "un corazón nuevo y un Espíritu nuevo".

En Pascua celebramos el amor de Jesús, que le llevó a "entregarse por nosotros" en la Cruz y que nos ha manifestado un amor más fuerte que la muerte. Cristo mismo nos dijo: "Os conviene que yo me vaya para que os envíe el Espíritu Santo, que os enseñará todo y os llevará a plenitud".

Hoy celebramos que Cristo resucitado ha cumplido sus promesas, ha llevado a plenitud la obra de nuestra salvación, ha enviado el Espíritu Santo a nuestros corazones y a la Iglesia.

Así lo explica la benedictina Emiliana Löhr: "¿Qué ha sucedido? Dios se ha hecho hombre; el Dios en carne mortal ha muerto en cruz, ha resucitado de la muerte, ha ascendido al cielo y desde allí se ha difundido a los hombres bajo forma de Espíritu y vida. Ha penetrado en ellos de un modo que, naturalmente, somos incapaces de comprender, sin consumir sus almas ni extinguir su ser. Los hombres han pasado a ser su cuerpo; él es su espíritu, su principio de vida sobrenatural; viven la vida de él. He aquí cerrado ya el círculo: Dios se ha hecho hombre para que el hombre se convirtiera en Dios. Dios, amorosamente, ha cargado sobre sí los pecados y los ha expiado con su sangre; ha quedado en el hombre espacio para la vida divina y puede, por la gracia, participar de la naturaleza de Dios, convertirse en hijo de Dios".

Pentecostés nos revela la obra de Cristo: sus discípulos, que no comprendían su mensaje y eran miedosos, recibieron luz para entender la palabra de Jesús y se hicieron fuertes y valientes para dar testimonio del evangelio. Comienzan los tiempos nuevos, el hombre puede vivir la vida de Dios, nace la Iglesia.

Lo mismo sucede hoy: Jesús envía su Espíritu Santo al corazón de los creyentes para que puedan vivir como discípulos suyos e hijos de Dios. Jesús envía el Espíritu Santo para que actúe en los sacramentos. Jesús envía su Espíritu Santo para divinizarnos. Este es el gran regalo de Jesús. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

3 comentarios:

  1. ¡¡¡ PADRE EDUARDO SANZ DE MIGUEL...!

    ¡¡¡ BENDITÍSIMAS FIESTAS ABRAZADA Y ABRASADA TODO TERNURA TODO AMOR INMACULADO ... ! BAJO DISTINTAS ADVOCACIONES POR DOQUIER ETERNAMENTE ¡ LA MADRE ...! ¡LA BELLÍSIMA MADRE UNA CON DIOS PROTEGIÉNDONOS ... AMÁNDONOS...
    ......!!!!!!!!! ¡¡¡ HOY FIESTA INTENSA DE MARÍA AUXILIADORA DE SAN JUAN BOSCO ...!!!!! ¡¡¡ DE LOS JÓVENES Y DE TODOS ... DE CADA UNO ...!!!


    ¡¡¡ PADRE ... PARA MÍ POR MIS MILEÑOS SE HA

    HECHO MUY TARDE... Y ANDO CON OTRA NANA ...DE MI EDAD... ¡ NO ES NADA... ! ¡ SOY FELIZ...LAMENTO ...HABER PERDIDO UN MENSAJE SUYO CON UNA BELLÍSIMA IMÁGEN DE MARÍA AUXILIADORA... QUIZAS ... SI DIOS QUIERE MAÑANA LA VUELVO A ENCONTRAR ...Y PODERÉ LEER SUS SIEMPRE HERMOSOS ESCRITOS... !!!!!!!

    ¡¡¡ GRACIAS DE TODO CORAZÓN... !!!!!!!!!


    HOY ME HAN SUCEDIDO OTRA VEZ ... MUCHAS COSAS ... LA MAYORÍA MUY BELLAS ...PERO SE ME HA IDO EL TIEMPO VELOZMENTE...


    UNIDOS EN LA ORACIÓN ... DE TODO CORAZÓN ... !

    ¡ AMÉN...!!!!!!!


    ALBA UNA CON BERNABÉ

    ResponderEliminar
  2. Padre. ¿En que sentido el Espiritu Santo "Diviniza"? No creo que este bien utilizado ese verbo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verbo es correcto, varias veces usado por san Pablo y muy común en los Santos Padres, que hablan siempre de la "Theosis" (la divinización) del hombre. El Espíritu nos "diviniza" en el sentido que habla la entrada: El Hijo de Dios se ha hecho hombre y nos ha dado su Espíritu para que los hijos de los hombres lleguen a ser hijos de Dios, miembros de su familia, partícipes de su vida.

      Eliminar