Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 26 de mayo de 2013

Catequesis sobre Dios



En esta fiesta entrañable les propongo unas breves y simpáticas catequesis. La de arriba se titula ¿Cómo se ha revelado Dios? y presenta un resumen de la historia de la salvación desde Abrahán en adelante. En los siguientes enlaces pueden ver otras similares que explican el misterio de la Santísima Trinidad y las representaciones pictóricas de la misma. Que el Santo más grande del cielo (la Santísima Trinidad) les conceda la abundancia de sus bendiciones. No sé cómo la catequesis de arriba se ha cambiado y no puedo subir la de la historia de la salvación, que pueden encontrar aquí.

4 comentarios:

  1. Es la primera vez que veo este tipo de catequesis, pero me han encantado. Gracias por dárnoslas a conocer.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las sorpresas. Y en el blog, las hay con frecuencia.
    Gracias,padre Eduardo y que el Santo más grande del cielo le conceda la abundancia de sus
    bendiciones.
    .

    ResponderEliminar
  3. "¿Cómo se ha revelado Dios" Todos tenemos experiencia de que se revela cotidianamente, también en pequeñas "caricias" que se complace en prodigar a todos los que él ama. Permitidme compartir una, de la que hoy es aniversario.
    ¿Recordáis la "Ofrenda de mí misma como víctima de holocausto al amor misericordioso de Dios", de Sta. Teresita? Durante bastante tiempo la leí sin atreverme a "orarla " en serio, porque me parecía que su contenido era impropio para mí; sin embargo, mi alma anhelaba ofrecerse también de esa misma manera. Un domingo, al volver de misa, me atreví por fin a orar con esas palabras de Sta. Teresita delante del icono de la Trinidad que tenemos en mi dormitorio... Solo entonces me di cuenta de que Sta. Teresita se llamaba MªFrancisca (como yo), y de que esa ofrenda estaba fechada en la fiesta de la Sma. Trinidad. Aquel día se celebraba también esa misma fiesta; era el año 2005.
    Fue una de esas "caricias" de las que os he hablado al principio. A través de ella, Jesús me mostró que tengo una hermana mayor en el Cielo a la que él me ha confiado, que vela por mí y que me ha ayudado de muchas maneras en estos años.
    Perdonad que me haya extendido tanto. Es una experiencia muy personal, pero os la cuento para ayudaros a recordar las pequeñas o grandes "caricias" que también vosotros recibís cada día, y para que todos juntos demos gracias por todas ellas en este día de fiesta.
    Un abrazo. (Paqui A.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Paqui. Me han conmovido tu grandeza de alma y tu sencillez. Que Dios te bendiga con sus dones. Un abrazo.
      Esta, es otra bonita sorpresa que me ofrece el blog.

      Eliminar