Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 7 de mayo de 2013

El obelisco del Vaticano


Ayer hablamos de los obeliscos de Roma. El más famoso de todos es el de la plaza del Vaticano, de granito rojo. Originariamente estuvo en el templo de Ra en Heliópolis, donde lo mandó levantar el faraón Amenemhet II (1985-1929 a.C.). En el año 30 a.C., cuando Augusto conquistó Egipto, lo hizo trasladar al Foro Julio de la ciudad egipcia de Alejandría. El año 37 d.C. el emperador Calígula lo hizo llevar a Roma para colocarlo en el circo de la colina Vaticana, que más tarde se llamará "de Nerón". Para que no se rompiera, llenaron la nave de lentejas y colocaron el obelisco encima.


En la parte inferior del obelisco se conserva la inscripción que hicieron en Roma en el momento de su erección en el circo:


DIVO CAESARI DIVI IULII F(ilio) AUGUSTO TI(berio) CAESARI DIVI AUGUSTI F(ilio) AUGUSTO SACRUM. 
Al divino César Augusto, hijo del divino Julio, y a Tiberio César Augusto, hijo del divino Augusto.

Es el segundo más alto de la ciudad. Mide 25,5 metros de alto (41 si contamos la base) y es el único obelisco egipcio en Roma que no está decorado con jeroglíficos. Es también el único que siempre permaneció en pie (Todos los demás fueron abatidos por los godos el año 546 o tan dañados que se derrumbaron en los años siguientes). Antiguamente estaba rematado por una bola de bronce dorado que según la tradición contenía las cenizas de Julio César (y que hoy se conserva en los museos capitolinos). Cuando se trasladó a la plaza de san Pedro, se colocó una reliquia de la cruz del Señor en el remate (una cruz de bronce sobre un montecillo y una estrella).

El arquitecto Domenico Fontana lo colocó en el emplazamiento actual en 1585, por orden del Papa Sixto V. Para mover sus 350 toneladas intervinieron 900 hombres, 140 caballos y 40 grandes poleas durante cuatro meses. Fue una obra de ingeniería tan importante que se conservan numerosas pinturas, grabados y escritos que lo documentan (aquí se pueden ver los dibujos de un libro de la época). Tenemos que pensar que desde hacía unos 1.500 años nadie había realizado nada similar.


Las cuatro inscripciones de la base dicen así:


1- SIXTVS V PONT(ifex) MAX(imus) CRVCI INVICTAE OBELISCVM VATICANVM AB IMPVRA SVPERSTITIONE EXPIATVM IVSTIVS ET FELICIVS CONSECRAVIT ANNO MDLXXXVI / PONT(ificatus) II. 
Sixto V Pontífice Máximo consagró a la cruz invicta el obelisco Vaticano, purificado de la impura superstición, de manera justa y feliz en el año 1586, segundo de su pontificado.

2- CHRISTVS VINCIT, CHRISTVS REGNAT, CHRISTVS IMPERAT, CHRISTVS AB OMNI MALO PLEBEM SVAM DEFENDAT.Cristo vence, Cristo reina, Cristo impera. Cristo defienda su pueblo de todo mal.

3- ECCE CRVX DOMINI. FVGITE PARTES ADVERSAE. VICIT LEO DE TRIBU IVDA.
Esta es la cruz del Señor. Huid, enemigos. Vence el león de la tribu de Judá.

4- SIXTVS V PONT MAX OBELISCVM VATICANVM DI(I)S GENTIVM IMPIO CVLTO DICATVM AD APOSTOLORVM LIMINA OPEROSO LABORE TRANSTVLIT. ANNO MDLXXXVI,  PONT II.
Sixto V, Pontífice Máximo, transportó con mucha fatiga el obelisco Vaticano, anteriormente dedicado al culto impío de los dioses de los paganos, en la Sede de los Apóstoles, año 1586, segundo de su pontificado.

80 años más tarde, Bernini diseñó la actual plaza con la columnata que representa los brazos de la Iglesia, dispuestos a abrazar la humanidad entera, conservando el obelisco en el centro.

En 1817 se colocó en el suelo, alrededor del obelisco, una rosa de los vientos y una línea de granito que indica los puntos en los que a lo largo del año se proyecta la sombra del obelisco a mediodía, convirtiéndose así en el gnomo de la meridiana más grande del mundo (es decir, que es como el palito que hace la sombra en los relojes de sol).

Para entendernos, se puede ver esta imagen aérea, con la sombra que marca en el suelo las 13,25, que es la hora a la que se ha tomado la foto. Por la medida de la sombra se puede calcular también el mes del año e incluso el día exacto.



Aquí se pueden ver los solsticios y equinoccios, así como los signos del zodiaco. En cada uno de estos círculos da la sombra del obelisco el día señalado a las 12 p. m. 


Solsticio de invierno - Capricornio, 22 de diciembre


Sagitario, 21 de enero - Acuario, 23 de noviembre

Piscis, 19 de febrero - Escorpio, 23 de octubre


Equinoccios - Aries, 21 de marzo - Libra, 23 de septiembre


Tauro, 21 de abril - Virgo, 23 de agosto

Géminis, 22 de mayo - Leo, 23 de julio

Solsticio de verano - Cáncer 22 de junio

5 comentarios:

  1. Desde luego que yo no hubiera podido trabajar poniendo el obelisco, a la media hora de empezar, ya me habrian condenado a muerte por hablar, eso si no me habian condenado antes, por comerme las lentejas del barco.Fina

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja, no te imagino trabajando poniendo el obelisco, más bien dirigiendo...

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes , la historia de este obelisco es apasionante.
    2 temas a comentar y estudiar
    1.- he leído en otras webs que la inscripción de la parte inferior de obelisco no se bravo cuando se único en el circo de Nerón sino cuando se movio al aforo Julio de la ciudad de Alejandria. Lo cual , por lo que dice la inscripción tiene más sentido.
    2.- un este blog no hablas de la inscripción que existe en la parte superior del,obelisco, en la misma cara donde esta la inscripción anterior. Sería muy interesante para completar la información de este blog.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar