Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 20 de enero de 2013

Virgen de la Altagracia (21 de enero)


Mañana se celebra la fiesta de “Nuestra Señora de Altagracia”, considerada la “madre protectora y espiritual del pueblo dominicano”. Como estos días me encuentro en la República Dominicana, predicando un curso sobre el Castillo Interior de Santa Teresa de Jesús, quiero compartir con ustedes la gran devoción de este pueblo hacia la que ellos llaman cariñosamente su “Tatica”.

Ayer tuve la ocasión de predicar la Novena en la parroquia de San Judas Tadeo, de los Padres Carmelitas Descalzos, y vi el amor que los participantes tienen hacia nuestra Madre del cielo. Esta noche participaremos en las velaciones (vigilias de oración seguidas de música popular y cenas) que se tienen en cada casa y en cada iglesia y mañana temprano tendremos la procesión en su honor.

La devoción hacia la Virgen María, invocada como “Nuestra Señora de Gracia” o “de las Gracias” es muy común en varias poblaciones españolas. Aquí solo quiero recordar, porque he vivido en la zona, el icono medieval de la antigua patrona de Valencia, que se conserva en la parroquia de san Agustín y la escultura también medieval de la patrona de Villa Real, ambas invocadas como “Mare de Déu de Gràcia”. 

En algunas ciudades españolas, la patrona es también invocada como “Nuestra Señora de la Alta Gracia”, especialmente en la zona de Extremadura, de donde parece provenir la venerada imagen dominicana, presente en la isla desde principios del s. XVI y conservada hasta el presente en la basílica de Higüey.

La imagen es una pintura sobre lienzo realizada en algún taller español con influencias del arte flamenco y representa a la popular “Virgen de Belén”, muy común en los siglos XV y XVI, con la Virgen María adorando al Niño Jesús dormido, mientras que san José permanece en un segundo plano, con una vela en la mano.

3 comentarios:

  1. Padre, estoy segura que está disfrutando mucho comprobando la fé de tanta gente buena y sencilla. Pido a Dios que le dé salud para seguir transmitiendo su fé y sus enseñanzas con los demas. Fina.

    ResponderEliminar
  2. Hoy estube en la primera enseñanza del Castillo interior, ha sido maravilloso, mucha asistencia, entusiasmo y sobre todo la humildad con que P. Eduardo transmite. Gracias Dios por tanto. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  3. Estoy participando en las charlas sobre el castillo interior de santa Teresa y estoy encantado. Las personas numerosas que acuden dicen lo mismo. Está suponiendo un gran descubrimiento para nosotros. Grasias.

    ResponderEliminar