Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 26 de enero de 2013

Fiesta judía de Tu BiShvat

Los judíos celebran hoy la fiesta de Tu BiShvat (= el 15 del mes de Shevat) o Rosh Hashana Lailanot (= el año nuevo de los árboles). Como siguen un calendario lunar, sus fiestas caen cada año en distintas fechas de nuestro calendario solar. El año pasado cayó el 8 de febrero y en el presente 2013 (año judío 5773) cae el 26 de enero. En Israel, esta fiesta supone el final de la época de las lluvias, el final del invierno, el inicio de la siembra de los campos y el florecimiento de los árboles. En la Biblia se dice que “el hombre es como un árbol del campo” (Dt 20,19), por lo que la fiesta tiene importantes enseñanzas para nuestra vida.

En estos días, los valles de Israel se empiezan a cubrir de flores y los árboles echan sus brotes. Por eso, son los días oportunos para plantar árboles nuevos. Antiguamente, Tu BiShvat era la fecha en que se pagaban los diezmos de los productos de la tierra cosechados durante el año anterior, y que estaban destinados al sustento de los levitas, viudas, huérfanos y emigrantes. Es uno de los cuatro Rosh Hashanás (inicios de Año Nuevo) mencionados en la Mishná (la colección de enseñanzas tradicionales que interpretan la Biblia).

Hoy es costumbre comer frutos de la tierra (si es posible, quince variedades distintas), sobre todo dátiles, higos y pasas y los citados en el Deuteronomio: "Esta es una tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados, tierra de olivos y miel" (Dt 8,8). El gusto de las frutas tiene que despertar el gusto por el estudio de la Biblia y el aroma de las flores debe recordar el buen aroma del alma de los verdaderos creyentes. Después de comer, las familias más religiosas recitan una oración antigua: "Sea Tu voluntad que por virtud de las frutas que hemos comido, se llenen los árboles de abundancia, para cultivarlos y hacerlos crecer nuevamente desde el comienzo del año hasta su fin, para bien y para bendición, para una vida feliz y para la paz".

Desde la creación del nuevo estado de Israel, la gente se reúne en este día para leer pasajes bíblicos relacionados con la creación, los árboles y la naturaleza. Los niños de los colegios reciben nociones de ecología y salen al campo para plantar árboles. De hecho, desde principios del s. XX, una organización judía se encarga de reforestar Israel (la Keren Kayemet Leisrael) y ha plantado más de 240,000.000 de árboles (sí, has leído bien, doscientos cuarenta millones), en tierras antes semidesérticas y estériles. En este enlace pueden encontrar abundante información sobre la fiesta, si historia y oraciones.

¡Feliz Tu BiShvat! Que el Altísimo manifieste todo su amor hacia la humanidad, nos agracie con su bondad, y sigamos disfrutando con salud y alegría de los tesoros de su creación. Amén.

3 comentarios:

  1. Es hermoso tener sensibilidad hacia la belleza de la creación y dar gracias a Dios por los árboles y por todos los seres vivos. En cada uno se manifiesta algo de su poder y de su hermosura. Paolo

    ResponderEliminar
  2. Cuánta sensibilidad y belleza en las tradiciones del pueblo judío.Y el centro siempre es Dios y siguen minuciosamente la tradición recibida.Y son capaces de transformar una tierra árida en otra que da frutos abundantes.Muchas gracias, porque todo lo que envía es
    muy interesante e invita a la reflexión y nos instruye.
    Me gusta esa relación e igualdad entre el árbol y el hombre;tengo sintonía con ellos y me gusta abrazarlos.
    Betania

    ResponderEliminar