Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 2 de febrero de 2013

Poesías para hoy

Para la fiesta de hoy les propongo dos poesías de Luis de Góngora y Argote, tituladas ambas "A la purificación de Nuestra Señora". Compuesta la primera en 1614 y la segunda en 1615.

La vidrïera mejor

en sus brazos de cristal
entra al Sol hoy celestial
en la capilla mayor;
a cuyo resplandor,
sin que más luz espere,
Simeón fénix arde y cisne muere.


---------------

(Bras) - ¡Oh, qué verás, Carillejo, hoy en el templo! 
(Carillejo) - ¿Qué, Bras? 
(Bras) - Corre, vuela, calla, y verás 
cómo en las manos de un viejo 
pone hoy franca 
la Palomica blanca, 
que pone, que pare, 
que pare como Virgen, 
que pone como Madre. 


Subamos, Carillo, arriba, 

subamos donde ya asoma 
la deseada paloma 
con el ramo de la oliva; 
la esperanza siempre viva 
de Simeón hoy la aguarda, 
dejándose, su edad tarda, 
aun la del Fénix atrás. 
Corre, vuela, calla, y verás 
cómo en las manos de un viejo 
pone hoy franca 
la Palomica blanca, 
que pone, que pare, 
que pare como Virgen, 
que pone como Madre.

Entre uno y otro gemido 
del legal ofrecimiento, 
escucha el final acento 
de aquel cisne encanecido: 
«Ya, Señor, ya me despido 
de mi vida con quietud, 
pues he visto tu salud, 
y la nuestra mucho mas». 
Corre, vuela, calla, y verás 
cómo en las manos de un viejos 
pone hoy franca 
la Palomica blanca, 
que pone, que pare, 
que pare como Virgen, 
que pone como Madre.

1 comentario:

  1. Me gusta, sobre todo, la primera. Desde luego, cuando Góngora se ponía a ser conceptista, lo era como el que mejor: "Simeón fénix arde y cisne muere". Según entiendo yo: cuando el viejo Simeón ve al Mesías, renace de sus cenizas como el ave fénix; pero, a la vez, muere: entona su cántico. Como los cisnes que, según la tradición literaria, dicen que cantan antes de morir.

    ResponderEliminar