Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 21 de septiembre de 2012

Poesía mística: María Ángeles Gómez Pascual (3)

Por tercer día consecutivo les propongo una poesía de María Ángeles Gómez Pascual. Dios le concedió una sensibilidad especial para expresar con palabras sencillas las vivencias más profundas. Al final de su vida, santa Teresita repetía: "Todo es gracia" y afirmaba que ya no quería sufrir ni gozar, vivir ni morir; solo quería lo que Dios quisiera, porque en Él todo adquiere sentido. Algo parecido dice nuestra poeta: cuando ha puesto los ojos en su Bien Amado y ha mirado la vida con su mirada, todo ha adquirido sentido, todo se ha transformado. También las experiencias negativas (la noche, el dolor, el invierno, la tormenta...). El Señor nos conceda también a nosotros mirar todos los acontecimientos de nuestra existencia con su mirada y alcanzar un día su descanso. Amén.

Cuando he puesto mis ojos en los tuyos, 
mi Bien Amado,
se me ha vuelto el invierno primavera.
¡Qué precioso jardín de flores blancas
es ahora aquel páramo nevado!

¡Qué renuevos tan tiernos
brotan del tronco viejo de la encina!
Bellísima es la noche
en suave terciopelo engalanada
y enjoyada de estrellas
(la noche que era oscura y temerosa).

Todo está bien.
Y todo es armonía.

Contigo he vuelto a ser adolescente
y ha vuelto la ilusión a coronarme
de tímidos azules.
Se me ha teñido el aire de perfumes,
mi Bien Amado,
cuando he mirado a tu través la vida.

Todo está bien.
Pasaron los dolores
y se volvieron joyas.
Ya no existe el dolor. En ti se pierde.
Es alegría todo. Todo gozo.

Todo tiene sentido. 

Es bueno y refrescante
el amargo sabor de la cerveza.
El viento no golpea, que acaricia.
El hacha no me hiere, me renueva.
El agua no me ahoga, me lava y fertiliza
y puedo regalarte mi sonrisa
en medio de la noche y la tormenta.

Todo está bien en Ti, 
mi Bien Amado,
mi Alegría.

6 comentarios:

  1. ¡Qué delicioso poema!Cada uno me ha gustado más que
    el anterior.Los tres me encantan pero la sencillez
    y plasticidad de este último me ha cautivado.
    ¡Bendito sea Dios que nos ha puesto en el camino a
    un buscador de tesoros.Betania

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Betania. Los otros poemas eran hermosos (los he releído varias veces) pero este lo es todavía más. Gracias de nuevo por darnos a conocer a esta artistaza. Paolo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando pongo los ojos en el rostro del Bien Amado también mi oscuridad se ilumina y todo adquiere sentido, pero a veces pongo los ojos en otros sitios o no encuentro el rostro deseado del Señor y todo permanece oscuro. Señor Jesús, ilumina mi existencia. Amén. E.N.

    ResponderEliminar
  4. Tuve el inmenso placer de compartir con Angeles (así la llamábamos) muchas tardes en su casa. Escuchar sus palabras era transportarse a un mundo de paz y profundo amor. Tuve el honor de estar a su lado mientras oraba , en más de una ocasión. Fui a visitarla a Segovia, al monasterio de San Juan de la Cruz, a donde se retiraba a estar a solas con su Dios. Ángeles fue un ser extraordinario hasta el mismo día de su partida. Disfruten de sus palabras a sabiendas que estar a su lado era tan inspirador como esas poesías y que están escritas desde una profunda experiencia. Un abrazo mi querida Ángeles: Juan Luis

    ResponderEliminar
  5. Cuando a todo sin esepcion, se le exclama desde el corazón un, Gracias a Dios!

    ResponderEliminar
  6. Que curioso...Acabando de platicar con mi hijo monaguillo que talvez será lector acerca de como trasmitir las lecturas,le decía precizamente que tratara de mirar desde los ojos de nuestro Señor para que tubiera la intensa ternura y Amor al hablarle al pueblo y no tubibiera falla.Terminando habrí el fb.y me encuentro con este hermoso poema referente a lo mismo.Gracias Padre abrazos...Magali.

    ResponderEliminar