Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 10 de agosto de 2015

San Lorenzo, diácono y mártir


Hoy es la fiesta del diácono san Lorenzo, natural de Huesca en España, que murió mártir en la ciudad de Roma el año 258, cuatro días después que el papa Sixto II, durante la persecución del emperador Valeriano.


Aunque en su época ni los sacerdotes ni los otros ministros de la Iglesia usaban ropas distintas de los demás, se le suele representar con los vestidos que más tarde usaron los diáconos durante en culto: con alba y dalmática. 

Muchas veces se le representa con una parrilla (según la tradición fue quemado en una hoguera), con una rama de palmera (símbolo del martirio) y con un libro en las manos (como predicador del evangelio).

San Dámaso, san Ambrosio, san Agustín, Prudencio y otros autores antiguos nos hablan del joven diácono, de su martirio y de las tradiciones que se formaron en torno a su persona y a su tumba, sobre la que más tarde se erigió una preciosa basílica (de la que he hablado aquí, recogiendo fotografías para que puedan conocerla).

Lorenzo era uno de los siete diáconos de la Iglesia romana, encargados de socorrer a los pobres y de administrar los bienes de la comunidad. 


El prefecto de Roma, después de condenar al obispo de la ciudad al martirio, pidió a su secretario Lorenzo que le entregara los bienes de la Iglesia. Este reunió a los pobres, a los enfermos, a los abandonados de la sociedad y los presentó ante las autoridades, diciendo: Estas son las riquezas de la Iglesia, estos son sus bienes más preciosos.

Los antiguos decían que hoy es el día más caluroso del año (en el hemisferio norte) y en lenguaje popular se suele llamar "Lorenzo" al sol, especialmente "cuando aprieta".

Como durante la noche del 10 de agosto (san Lorenzo) y del 11 (santa Clara) se suele observar la lluvia de estrellas Perseidas, llamada "lágrimas de san Lorenzo" o "lágrimas de santa Clara", por el momento en que tienen lugar, en esta entrada les he colocado un "time lapse" para que puedan contemplarlas. ¡Feliz día a todos!

3 comentarios:

  1. Me alegro de conocer la historia de San Lorenzo, y más, siendo aragonesa.
    Es más: yo diría que esa reacción suya de presentar a los pobres y tal, además del carácter heroico propio de la santidad, tiene algo de aragonés...

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de conocer la historia de San Lorenzo, y más, siendo aragonesa.
    Es más: yo diría que esa reacción suya de presentar a los pobres y tal, además del carácter heroico propio de la santidad, tiene algo de aragonés...

    ResponderEliminar
  3. No conocia la historia de San Lorenzo Me ha gustado mucho la riqueza que presento Los pobres y los enfermos El ESPIRITU SANTO VIVE EN SU IGLESIA Ana Maria

    ResponderEliminar