Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 30 de junio de 2013

Baja a Dios de las nubes


Hace pocos días hablamos de una poesía que presenta un Dios cercano y compañero de camino con un lenguaje que rompía con la tradición. Pocos años después Luis Alfredo Díaz compuso una poesía similar que dio título a un disco que editó con el grupo Maná y que se puede escuchar aquí. A continuación copio la letra:

Baja a Dios de las nubes,

llévale a la fábrica donde trabajas.
Quita a Dios del retablo
y grábale dentro de tu corazón.

Roba a Dios de los templos

donde lo encerramos hace tantos años.
Déjalo libre en las plazas,
llévalo también al mercado y al pueblo.

Porque Dios no es un Dios muerto.

Y si pensáis que está muerto
equivocados estáis.

Ayer hablé con Él 
y le noté un tanto triste.
Hoy hablé con Él y me dijo que está solo.

Porque hay muchos hombres

que se reúnen en su nombre,
pero no le dejan entrar a Él;
porque hay muchos hombres
que hablan en su nombre
pero no le dejan hablar a Él.

3 comentarios:

  1. Me encanta Luis Alfredo y sus canciones, son preciosas.
    Lo conocí hace años en el multifestival David, a él y a su mujer, son personas comprometidas y que tienen una filosofía de vida muy personal, crearon la Comunidad de Los Cabos en Asturias, una comunidad abierta a las personas que querían vivir una experiencia de fe a través del trabajo en equipo. A todos nos animó a visitarlos, y desde luego que me hubiera gustado hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Tanto este poema,como el de Juan Arias,me han gustado y cuestionado.Ese Cristo cercano que quiere tener sitio en nuestras vidas y ser conocido y pregonado como un Dios vivo.
    Y a la vez, frágil,porque ha querido ser hombre y
    así estar más próximo viviendo esa experiencia.Y la ha
    vivido con una dureza e intensidad como nadie más
    puede hacerlo. Gracias,Señor de mi corazón.

    ResponderEliminar
  3. Ven Espiritu y haznos ver y sentir cuando nonos damos cuenta que nos hemos dejado a JESUS nos creemos suficientes para caminar
    Ven Señor a nuestras familias a nuestros amigos a nuestras casas A nosotros que en cada momento hagamos tu voluntad Ana Maria

    ResponderEliminar