Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 8 de noviembre de 2015

los malos pastores y las buenas viudas


En el evangelio de hoy, Jesús nos pone en guardia contra los «profesionales de la religión» que no viven lo que anuncian. Dice de ellos: «¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos».

Por lo tanto, sinvergüenzas que se aprovechan de la religión para sus intereses personales los ha habido siempre. Jesús nos advierte de ello y el papa Francisco se quejaba hace un par de días de aquellos sacerdotes y obispos que no piensan en servir a los demás, sino en que los sirvan a ellos.

Estos días se suceden los escándalos en Roma y en otras partes. Los cristianos sufrimos y oramos al Señor para que tenga piedad de su Iglesia. Le pedimos que nos dé pastores con un corazón parecido al suyo, que no vivan para sí mismos, sino para servir, como hizo Cristo.

El evangelio de hoy también nos pone de ejemplo una viuda generosa, aunque pobre. Es verdad que hay gente mala en la Iglesia y en la sociedad, pero no es toda la verdad. También hay gente muy buena. El problema es adónde me encuentro yo, con quiénes me identifico, ¿con los buenos o con los malos?

Aprendamos de la viuda generosa y tengamos cuidado con los egoístas.

Hablé de la viuda del evangelio y de la de la primera lectura en esta entrada.

Hoy es también la fiesta de la beata Isabel de la Trinidad, a la que parece que van a canonizar en el 2016. He dedicado varias entradas a esta gran mística (que pueden consultar aquí).

Deseo a todos un feliz domingo y grandes deseos de ser contados entre los buenos. ¡Intentémoslo!

1 comentario: