Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 11 de noviembre de 2012

La ofrenda de la viuda


Hoy, la primera lectura de la misa habla de una viuda que se fía del profeta Elías y le da lo único que le queda para comer ella y su hijo: un poco de pan. El evangelio también habla de una viuda que dona al templo lo único que le queda: dos monedas pequeñas. Ambas son modelos de fe en Dios y de esperanza en su misericordia. Santa Teresita dice que "amar es darlo todo y darse uno mismo". Eso es lo que hicieron esas dos viudas. Gracias a Dios, en la Iglesia hay muchas mujeres que entregan lo que tienen y se entregan a sí mismas al servicio de los demás. Dios las llene de su gracia y de su paz. Amén.

3 comentarios:

  1. Yo no sé de dónde se saca estas fotografías tan hermosas, pero solo por ver a la carmelita anciana que reza junto a otra más joven de hace unos días o a la viuda del evangelio de hoy, merece la pena hacer una visita a su blog.

    ResponderEliminar
  2. Oh¡ Me gustaría tanto ser más generosa, no solo en lo material, sino también en el tiempo que dedico a los demás, en las atenciones, dedicaciones...
    Me gustaría ser más generosa, sobre en dar amor.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa imagen! Ruego por ser más desprendida! Alina

    ResponderEliminar