Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 11 de marzo de 2013

María, Madre de la Divina Providencia

Estos días me encuentro en Puerto Rico, predicando una misión cuaresmal en el Santuario Nacional de Nuestra Señora Madre de la Divina Providencia, patrona de la isla. La imagen representa al Niño Jesús dormido en el regazo de María, que sujeta la mano de su Hijo entre las suyas. En la página del santuario se puede ver la historia de la escultura. Así como las numerosas actividades que realizan y la información sobre este encuentro, que retransmiten por radio, televisión e internet.

La primera iglesia dedicada a María, madre de la Divina Providencia de la que se conserva el recuerdo fue construida en el s. XI en Ronciglione (provincia de Viterbo, Italia). Su culto se generalizó en los siglos siguientes y hay varios testimonios de cuadros con este nombre desde el s. XIII en adelante. El más famoso es el que conservan los padres barnabitas en la iglesia de San Carlo ai Catinari de Roma y que se puede ver a continuación.

9 comentarios:

  1. Bienvenido a nuestra islita. Estos 2 dias de la mision han sido grandes. Gracias y manana estaremos alli. Bendiciones

    ResponderEliminar
  2. Qué bella la imagen de la Madre con el Hijo: un recuerdo de la vida real! Me alegró mucho oirlo y conocerlo hoy. Bienvenido a Puerto Rico! Gracias por su tiempo y por ser un gran instrumento de Dios. Qué bueno que tiene un blog, por aquí lo seguiremos!

    ResponderEliminar
  3. Cuanto estoy disfrutando con esta mision... Me gustaria que estuvieran aca todas las personas que amo para que recibieran tantas bendiciones. Carmen

    ResponderEliminar
  4. Gracias! Fue maravilloso contar con su presencia en nuestras misiones, gracias por las palabras llenas de amor que se quedaron grabadas en nuestros corazones...Mi isla, Puerto Rico, le espera con los brazos abiertos... !Que La Madre de la Divina Providencia arrulle sus sueños, nunca suelte su mano y lo lleve en brazos al encuentro con Jesús!

    ResponderEliminar
  5. Padre, cada día hay más gente en la misión. Yo no sé dónde se van a meter hoy, si ayer ya no cabía un alma en la esplanada... Lucy

    ResponderEliminar
  6. Las palabras de un poeta tienen la delicadeza de tocar la fibra más íntima del corazón con suavidad. Esa es la sensación que me llevé de la misión anoche. Con la belleza de la palabra y voz suave, el Espíritu, a través de su instrumento nos regalo su mensaje revelador y salvador para seguir adelante en nuestras particulares misiones de la Vida. Gracias Padre Eduardo por compartir su amor por Dios con la comunidad puertorriqueña. Aunque no pude estar en las noches anteriores espero poder disfrutarlas por TV tan pronto las transmitan. Dios le siga bendiciendo para que continúe llevando su mensaje hasta los confines de la tierra.

    ResponderEliminar