Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 15 de octubre de 2012

15 de octubre: santa teresa de Jesús

Teresa de Cepeda y Ahumada nació en Ávila, en 1515. Dotada de excepcionales talentos de mente y corazón, a los veinte años ingresó en el monasterio carmelitano de la Encarnación. Sus intensas experiencias místicas y su profundo amor a la Iglesia, lacerada por las divisiones causadas por la Reforma protestante, la llevaron a una colaboración cada vez más generosa con el plan de Dios sobre ella. En 1562 fundó el monasterio de Carmelitas Descalzas de San José de Ávila, al que siguieron muchos otros. Supo conciliar la simpatía natural y la gracia sobrenatural, el don de gentes y el trato íntimo con Dios, la actividad incesante y la vida contemplativa. Murió el 4 de octubre de 1582. Fue canonizada en 1622.

A través de sus obras, entre las que destacan el Libro la Vida, el Camino de perfección, Las Moradas, y Las Fundaciones, ha ejercido en la Iglesia un luminoso magisterio espiritual. “En nuestra sociedad, a menudo carente de valores espirituales, santa Teresa nos enseña a ser testigos incansables de Dios, de su presencia y de su acción; nos enseña a sentir realmente esta sed de Dios que existe en lo más hondo de nuestro corazón, este deseo de ver a Dios, de buscar a Dios, de estar en diálogo con él y de ser sus amigos” (Benedicto XVI). Fue la primera mujer proclamada Doctora de la Iglesia, el año 1970.

Oración colecta. Señor Dios nuestro, que por medio de tu Santo Espíritu has suscitado a santa Teresa de Jesús (nuestra Madre) para enseñar a tu Iglesia el camino de la perfección; concédenos alimentarnos siempre con su celestial doctrina, para que crezca en nosotros el deseo de la verdadera santidad. 

Oración de los fieles. Iluminados por la Palabra de Dios y la doctrina de santa Teresa, oremos al Padre, confiadamente por las necesidades de la Iglesia y de la humanidad.

- Por la Iglesia, nuestra Madre, que el Señor ha querido santa y sin mancha, para que por ella santifique y una en la fe y en la caridad a cuantos creemos en Cristo, roguemos al Señor.

- Por el Papa, por los obispos, por los sacerdotes y predicadores del Evangelio, para que sean santos en su vida y sabios en su doctrina, para llevar a las almas a Cristo, roguemos al Señor.

- Por todos las personas de buena voluntad, para que en el diálogo con Dios aprendan a dialogar también con los hombres e instauren en el mundo la paz y la justicia, roguemos al Señor.

- Por los religiosos, llamados por el Espíritu a vivir intensamente su consagración bautismal, para que a través de la oración sean verdaderos amigos de Dios, roguemos al Señor.

- Por el Carmelo Teresiano que celebra en este día la solemnidad de su Madre Fundadora, para que mantenga vivo en la Iglesia su mensaje de oración y de amor, roguemos al Señor

- Por nosotros que participarnos en esta Eucaristía, para que, a ejemplo de santa Teresa, vivamos siempre unidos a Cristo y trabajemos por la santidad y la unidad de la Iglesia, roguemos al Señor.

* Padre de bondad y de misericordia, que, con Cristo y el Espíritu Santo, has puesto en nuestro corazón tu morada, por los méritos e intercesión de santa Teresa, haz que obtengamos cuanto te hemos pedido y nos comprometamos a realizar cuanto deseas. 

Oración sobre las ofrendas. Señor, sean aceptables a tu majestad los dones que te presentamos como te fue grata la oblación de santa Teresa de Jesús (nuestra Madre). 

Prefacio. En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación proclamar, Señor, tus maravillas en la perfección de tus santos y cantar tus misericordias con santa Teresa, (nuestra Madre), al celebrar hoy su fiesta. Porque tú eres el Dios vivo y verdadero que en tu infinita bondad y sabiduría llenas con tu presencia todas tus criaturas y has puesto en nuestro corazón la morada de tu gracia. Has revelado el misterio de tu inmenso amor en la humanidad de Jesucristo, tu Hijo; tú nos lo has dado como compañero en nuestras flaquezas, maestro de la verdad, modelo de nuestro trato filial contigo, amigo fiel y esposo de las almas, manantial inagotable de la santidad de tu Iglesia. A él cantan los cielos y la tierra, los ángeles y los arcángeles, proclamando sin cesar: Santo... 

Oración después de la comunión. Señor Dios nuestro, concede a la familia de tu Iglesia que has alimentado con el pan, bajado del cielo, cantar eternamente tus misericordias como santa Teresa de Jesús (nuestra Madre). 

Bendición. Dios, nuestro Padre, que os ha llamado a celebrar la fiesta de santa Teresa de Jesús, os conceda también participar de su santidad y sabiduría. Amén.

Que él os haga gustar la dulzura de su amistad divina a través del camino de la oración aprendido en la escuela de santa Teresa, maestra de oración en la Iglesia. Amén.

Que él os llene de ardor apostólico para ser, como santa Teresa, testigos gozosos de su amor entre los hombres e hijos fieles a la Iglesia. Amén.

3 comentarios:

  1. Feliz día a toda la familia carmelitana que sigue este blog, hoy estamos de fiesta y agradezco a Dios pertenecer de siempre a este carmelo.

    ResponderEliminar
  2. ¡FELICIDADES!P.Eduardo y a todos los que están celebrando esta fiesta
    como algo propio y especial.Pidamos a la Santa que nos enseñe a cultivar nuestra vida interior,a entrar en el castillo y tener ahí un
    profundo y dulce encuentro con el Amado, que es quien nos enriquece y nos impulsa en el servicio a los demás.Gracias padre Eduardo por el
    impulso diario a nuestro espíritu.Betania

    ResponderEliminar