Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 3 de agosto de 2012

El Desierto de las Palmas



Me encuentro en el Desierto de las Palmas, convento carmelitano situado entre Barcelona y Valencia, predicando una tanda de ejercicios espirituales. Participa un grupo de gente muy heterogénea: algunas familias con niños, religiosas, seglares de varias edades. Todos con el deseo de profundizar en la amistad con Cristo. Dedicamos la jornada a orar, a estudiar los escritos de san Juan de la Cruz y a compartir cómo cada uno puede vivir esta sublime doctrina en la vida cotidiana. Por las tardes terminamos la jornada adorando el Santísimo Sacramento entre cantos y meditaciones. Pocos lugares son tan adecuados como este para el descanso del cuerpo y del espíritu.

A 420 metros de altura sobre el nivel del mar, en una montaña roja y gris, de rodeno y caliza, rodeado de ermitas y ruinas de antiguos edificios, se levanta el Monasterio de la Transverberación de santa Teresa. Ocho kilómetros de carretera zigzagueante lo separan de Castellón, por un lado, y de Benicasim, por el otro. Las Agujas de Santa Águeda y el Montornés flanquean el valle. A sus espaldas, el Monte Bartolo, con la ermita de San Miguel y una cruz en su cima, a 728 metros de altitud. En línea recta, a un par de kilómetros, la autopista y las vías del tren cruzan los campos de naranjos. Algo más allá, un horizonte de rascacielos junto a las playas del Mediterráneo. En estas latitudes, el cielo se hace luminoso, casi transparente, en contraste con el azul profundo del mar.

A pesar de los incendios periódicos, en los bancales crece la típica vegetación mediterránea: pinos, naranjos, madroños, olivos, algarrobos... y una gran variedad de hierbas aromáticas: romero, jaras, aliagas, espliego... Entre las retamas cantan los jilgueros, oropéndolas, alcaudones, mirlos, carboneros, gorriones, montanos y molineros. Unas ardillas juguetonas comen piñones cerca de la fuente de san José. El agua surge de la roca, lenta, pero constante. Las abundantes huellas de conejos junto al manantial, indican que su madriguera no está lejos.

A quienes visitan por primera vez el paraje, les sorprende el nombre. Esperan encontrarse con algunas palmeras entre dunas de arena. En realidad, la palabra “Desierto” tiene aquí un significado espiritual: Es el lugar donde se retiran los religiosos durante algunas temporadas, para vivir en soledad, dedicándose de una manera más intensa a la oración, al estudio, al trabajo manual y a la vida sencilla y fraterna. Lo de las “Palmas” tampoco se refiere a las pocas palmeras que crecen en los huertos del monasterio, sino a los palmitos de escoba, “chamaerops humilis”, tan abundantes en la zona.

Los carmelitas descalzos comenzamos las negociaciones para la compra de los terrenos en 1688, y adquirimos la primera finca en 1691, por 950 libras. Sin embargo, la primera misa y toma de posesión no se pudo realizar hasta 1694 (el 2 de febrero, para ser exactos). Por entonces, las continuas incursiones de piratas berberiscos en las costas hacían insegura la vida en la zona, por lo que los términos de la baronía de Benicasim se hallaban prácticamente despoblados. Soledad que servía muy a propósito para los fines a los que se destinó el monasterio.

En el archivo conventual se conservan los documentos de compra, los trámites para conseguir los permisos fundacionales de la Orden, del Obispo, del Papa, del Rey; los pleitos interpuestos por los franciscanos de Castellón y por el barón de Benicasim, los informes favorables, los acuerdos entre las partes y la aprobación definitiva.

En poco tiempo se levantó un convento con capacidad para 24 religiosos. Debido a una sucesión de tormentas y movimientos de tierra, se hundió a lo largo de 1783. Todavía se pueden contemplar las ruinas del claustro y las paredes de la Iglesia en el centro del valle. Entre 1784 y 1791 se construyó el complejo actual, bajo la dirección del Hno. Joaquín del Niño Jesús, teniendo la peculiaridad de ser los primeros planos arquitectónicos que aprobó la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, que por aquellos años había fundado una comisión de arquitectura, encargada de “examinar, corregir, aprobar o reprobar cuantos proyectos de obras públicas se quieran realizar en el Reyno”.

3 comentarios:

  1. Estamos participando felizmente en los ejercicios. Es una experiencia que recomendamos a todo el mundo. Aquí se respira la paz. Sole y Mari Paz

    ResponderEliminar
  2. ¡Quién pudiera unirse a ese grupo y disfrutar de un lugar tan maravilloso! Quizás Dios me lo conceda un día. Elena

    ResponderEliminar
  3. Que cosa, apenas veo una imagen de un monasterio antiguo o de un templo inmediatamente quiero retirarme a orar a quedarme quieto sintiendo el silencio y el regalo de la vida en mi interior. En cuanto pueda viajaré a España, a esa España mística y mágica que sabe mi corazón que ya vivi.

    ResponderEliminar