Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 2 de junio de 2017

Visitando Tierra Santa: Emaús


Hoy visitaremos Emaús y recordaremos el encuentro de Cristo resucitado con los discípulos que escapaban de Jerusalén con el deseo de olvidar lo que habían vivido con Jesús y de volver a sus vidas de antes.

En la Edad Media, los cruzados identificaron Emaús con El Qubeibeh, una población a 11 km. de Jerusalén, hoy en los Territorios Palestinos. El lugar fue comprado por una marquesa en el siglo XIX y regalado a los franciscanos, que construyeron un convento y una iglesia. Las excavaciones arqueológicas han encontrado los restos de los edificios medievales. Los franciscanos hablan de este lugar en el siguiente enlace: "Emaús - El Qubeibeh".

En 1878, cuando santa Mariam de Jesús Crucificado, fundadora de las carmelitas descalzas de Belén se dirigía a Nazaret para fundar allí un nuevo monasterio, al pasar por un campo abandonado cerca de la aldea de Amuás, sintió que allí se encontraba el Emaús de los evangelios y convenció a una amiga para que comprara los terrenos y los regalara a las carmelitas.

Cuando se comenzaron las excavaciones, se descubrieron los restos de la ciudad judía, romana y bizantina, con dos basílicas paleocristianas, la casa del obispo, restos de monasterios, enterramientos, inscripciones y mosaicos que identifican el lugar con la Emaús de los evangelios.

Desde 1993 la Comunidad de las Bienaventuranzas atiende el lugar. Tienen abundante información en el siguiente enlace: "Emaús Nicópolis". La Wikipedia recoge numerosos testimonios a favor de este emplazamiento en este enlace. Tienen numerosas fotos en este enlace.


Tumbas judías del siglo I
 

Basílica bizantina con elementos anteriores y posteriores
 

Un rincón de las ruinas de la basílica


Capilla de la Comunidad de las Bienaventuranzas


Detalle del precioso tapiz


Entrada al convento


mosaicos paleocristianos


Baptisterio paleocristiano

4 comentarios:

  1. CUANTA HISTORIA SE SIENTE EN ESTAS PIEDRAS ANA MARIA

    ResponderEliminar
  2. Gracias Padre, Qué hermoso todo. Que valiosa información y sobre todo, qué bendición el caminar por esa calzada de Emaús y recorrer todos estos santos lugares. Dios les bendiga. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Padre Eduardo por compartir estas vivencias , le doy las gracias de todo corazón y por supuesto de las otras entradas porque por lo menos a mi me clarifican y me ayudan en mi caminar.Paz y bien

    ResponderEliminar