Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 10 de enero de 2014

La vida sencilla de Jesús, José y María


El cuadro representa la carpintería de Nazaret y fue pintado en Bolivia en el s. XVII. Los ángeles ayudan a la Sagrada Familia en las tareas cotidianas. Es muy hermoso, pero la infancia de Jesús fue más sencilla. María y José vivieron de fe, mientras el niño «crecía en edad, en sabiduría y en gracia» (Lc 2,52).

Ya hemos reflexionado en varias ocasiones sobre la vida sencilla de Nazaret y sobre los años ocultos de Jesús, recogiendo cuadros que representan los primeros pasos de Jesús, el niño Jesús aprendiendo a orar y la Sagrada Familia bendiciendo de la mesa, entre otros.

Jesús, en toda su predicación y especialmente en el sermón de la montaña, llama dichosos (bienaventurados, felices) a los sencillos (los pobres de espíritu, los humildes, los pequeños). Es decir, a los que viven como María y José en Nazaret, dedicados al trabajo, a la vida familiar, a la oración, a las relaciones con los vecinos... descubriendo la cercanía de Dios en la vida cotidiana.

Tenemos que aprender de santa Teresita a dar importancia a las cosas pequeñas, a los pequeños gestos cotidianos en los que se manifiesta el amor, a no poner la confianza en nuestras obras, sino en la misericordia de Dios. Ella decía antes de morir:

"Yo no puedo apoyarme en nada, no puedo apoyarme sobre ninguna de mis obras para tener confianza... Pero la conciencia de esta pobreza ha sido para mí una verdadera luz. He pensado que nunca en mi vida he podido pagar ni una sola de mis deudas con Dios y que esto, si yo quería, era para mí una verdadera riqueza y una fuerza... Me doy cuenta que esta gracia no se puede pagar... ¡Se experimenta tan gran paz en ser absolutamente pobre, en no contar más que con Dios!" 

5 comentarios:

  1. Que preciosa reflexión, me hacia falta, Gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias por darnos todos los días esos mensajes que nos llenan tanto. Sonia

    ResponderEliminar
  3. Quizás nuestra vida se ha vuelto muy complicada y por eso nos cuesta tanto descubrir a Dios en ella. Gracias por recordarnos la importancia de una vida sencilla. E.N.

    ResponderEliminar
  4. Teresita
    nos ha abierto la puerta de la paz Solo la misericordia del Señor nos hace vivir
    en paz Gracias P Eduardo por usted y por Santa Teresita Ana Maria

    ResponderEliminar
  5. Mi querido hermano Eduardo,

    QUE TRANQUILIDAD EN EL ESPIRITU,
    NO CONTAR MAS QUE CON DIOS.
    Y con ministros como tu, donde nos facilitas tanto el descanso en EL.

    SHALOM!

    ResponderEliminar