Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 10 de enero de 2016

Jesús fue bautizado en el Jordán


El tiempo de Adviento-Navidad-Epifanía, en el que celebramos el misterio de la manifestación de Jesús en la carne, concluye hoy, con la fiesta del bautismo de Jesús en el río Jordán. Mañana, si Dios quiere, comenzaremos el tiempo Ordinario.


Juan predicaba la conversión, invitando a la penitencia, y la gente se hacía bautizar «confesando sus pecados» (Mt 3,6). Jesús se somete a este rito, con escándalo del mismo Juan, que intenta impedírselo. 

Precisamente entonces se abren los cielos, se derrama el Espíritu Santo y Jesús es declarado Hijo por la voz del Padre (Mt 3,16-17 y paralelos). 


Los santos Padres vieron en este acontecimiento la consagración mesiánica del Señor. Como los sacerdotes, los profetas y los reyes eran ungidos con óleo perfumado al comenzar su misión, Jesús fue ungido por el Espíritu, al comenzar la suya. 


El contexto explica qué tipo de mesías (es decir, de «ungido») es Jesús y cuál es su misión: es el siervo de Yahvé que carga con los pecados del pueblo, tal como anunció Isaías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario