Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 17 de enero de 2014

fiesta de san antón


El cuadro de Zurbarán representa al abad san Antonio (251-356), padre de los monjes, cuya fiesta se celebra hoy. En Oriente en conocido como "san Antonio el grande" y en España es llamado popularmente san Antón, lo mismo que san Hilario es llamado san Hilarión y san Espirindio, san Espiridión.

Ya hemos explicado que es el patrón de los animales domésticos y hemos contado su vida aquí. Quienes quieran leer la biografía que escribió san Atanasio, su amigo, pueden hacerlo aquí. San Antonio escribió una regla monástica, que tuvo mucha importancia en la antigüedad. Se conservan algunas cartas suyas (que se pueden consultar aquí),  una serie de "apotegmas" o colección de anécdotas y dichos breves (que se pueden consultar aquí) y una reflexión titulada "Advertencia sobre la índole humana y la Vida Buena" (que se puede leer aquí).

Antiguamente era invocado para protegerse del "ergotismo", "culebrilla" o "fuego de san Antón" (aquí una interesante reflexión sobre su reflejo en el arte medieval).

En muchos lugares hoy se siguen bendiciendo los animales, repartiendo panes bendecidos, encendiendo hogueras y realizando muchas otras tradiciones en su honor. Además, se dice que "hasta san Antón, Pascuas son", por lo que hoy se siguen comiendo dulces de Navidad. 

Como pueden ver en las fotos, en Taxco (Guerrero, México) visten a los animales domésticos de formas bien singulares para la ocasión (información aquí y aquí).





2 comentarios:

  1. Simpáticas las fotografías y muy interesantes los textos de san Antonio. Gracias. Paolo

    ResponderEliminar
  2. En nuestro pueblo, supongo que seguirán bendiciendo a los animales. Cuando éramos niñas, mi padre compró dos palomas para que las lleváramos a bendecir. Las puso un lacito a cada una y las dos fuimos tan contentas, pero mi hermana se la dejó escapar, y a los dos días la paloma volvió a casa. ¡cómo lloraba mi hermana. Un abrazo. Sagrario.

    ResponderEliminar