Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 23 de septiembre de 2013

El Teresianum de Roma


Me encuentro en el Teresianum de Roma, dando un curso sobre las obras de san Juan de la Cruz a los estudiantes carmelitas descalzos de nuestro Colegio Internacional (los de la foto superior).

El Teresianum es una realidad muy rica y compleja, compuesta por varias comunidades y propuestas culturales y espirituales, que intentaré presentar brevemente.


En primer lugar está la basílica de san Pancracio, construida en el s. V sobre las catacumbas que llevan el nombre del mismo mártir (aquí está la página de la parroquia) y hoy atendida por una comunidad de padres carmelitas polacos.


Junto a la basílica, ocupando el antiguo convento carmelitano, hay desde 1908 una comunidad de hijas de santa María de la Providencia que atiende una residencia de ancianas y que es la primera obra asistencial de las religiosas fundadas por san Luis Guanella. Tiene un precioso jardín trasero.


El Teresianum es la universidad de la Orden, donde se puede estudiar teología (el "ciclo institucional"), espiritualidad y antropología cristiana (aquí la página de la facultad, que tiene una importante biblioteca). También es una comunidad de entre 30 y 40 frailes que trabajan en la facultad y es sede del instituto histórico de la Orden (aquí su web).


Dentro del mismo edificio, pero formando una comunidad independiente, se encuentra el colegio teológico internacional san Juan de la Cruz, con 40 miembros. En la foto se les ve en la capilla.


En un edificio independiente, pero compartiendo los mismos jardines y otras instalaciones se encuentra la comunidad de especialización santa Teresita (el antiguo Seminarium missionum), compuesta por otros 30 padres jóvenes que hacen estudios de especialización en las universidades romanas.

También hay una comunidad de religiosas carmelitas del Niño Jesús de Praga (de origen polaco) que colabora con la parroquia, trabaja en el Teresianum y reside en un conventito dentro del mismo espacio, pero no tengo fotos.


Todas estas realidades comparten la misma dirección: Piazza San Pancrazio, 5, junto al Gianicolo, en el barrio de Monteverde vecchio, a las puertas de Villa Pamphili, una de las más extensas de Roma.

8 comentarios:

  1. ¡¡Que buenos recuerdos tengo del Teresianun!! He compartido habitacion con otras amigas,Yo durmiendo con un colchon en el suelo, pero igual de feliz, he compartido desayuno con algunos de los padres, y ademas, celebramos con el padre Eduardo, la graduacion de su doctorado.Tambien he paseado por esos jardines.... Bueno, no quiero daros mas envidia. Fina.

    ResponderEliminar
  2. Pues nos la has dado,Fina. Creo que has
    participado en tantos eventos porque siempre estás estás ahí. Muchas gracias por tu generosidad, testimonio y salero. Te debo una cervecita
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo también recuerdo haber visitado su impresionante biblioteca y los preciosos jardines hace tiempo, visitando al P. Eduardo... E.N.

    ResponderEliminar
  4. Qué gozo da ver tantos frailes jòvenes del mundo entero. Dios los bendiga a todos.

    ResponderEliminar
  5. Que la Virgen bendiga a estos padres para que ellos puedan bendecir al mundo
    y que el P Eduardo les pueda enseñar la sabiduria que Dios le ha dado
    Ana Maria

    ResponderEliminar
  6. Cuando abro el blog, ahí están las primeras, ¡Fina y Betania!, con sus bonitos comentarios.
    De verdad, que me encantáis...
    Un besazo... ¡Guapas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! A mi también me gusta ver que apareces y leer lo que escribes.
      A ver,si de vez en cuando,nos deleitas con alguno de tus poemas
      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
  7. Gracias mi querido Padre Eduardo! El ver estas fotos tan hermosas me hacen recordar nuestra visita en Junio una experiencia inolvidable :) Carmen A.

    ResponderEliminar