Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 2 de octubre de 2015

día y noche van tus ángeles, Señor, conmigo


Hoy es la fiesta de los ángeles custodios. El catecismo (nn. 328-336) habla de ellos y dice:


La existencia de seres espirituales, no corporales, que la sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición. En tanto que criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son criaturas personales e inmortales. Superan en perfección a todas las criaturas visibles. El resplandor de su gloria da testimonio de ello. Toda la vida de la Iglesia se beneficia de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles. Desde su comienzo hasta la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión.

En la entrada titulada "2 de octubre: santos Ángeles custodios" recojo la letra y la música de una preciosa canción: "Hay ángeles volando en este lugar..."

Hoy les propongo otro canto, más antiguo y tradicional, pero igualmente bello, aunque la calidad del audio no sea excelente: "Día y noche van tus ángeles..." Después del video copio la letra:




Día y noche, van tus ángeles, Señor, conmigo. Día y noche pienso que tu estas en mí.

Si anochece en el camino, van tus ángeles, Señor, conmigo. Si en la noche pierdo el rumbo, pienso que tu estas en mí.


Si me encuentro triste y solo, van tus ángeles, Señor, conmigo. Al servirte cada día, pienso que tú estás en mí.


Cuando va muriendo el sol, van tus ángeles, Señor, conmigo. Al dormir confío en ti, pienso que tú estás en mí.

2 comentarios:

  1. BONITA CANCION Me recuerda los campamentos de losjovenes Los angeles nunca nos han abandonado Si me encuentro triste ysola van tus angeles conmigo
    En las luchas de la vida pienso que tu estas en mi Ana Maria

    ResponderEliminar
  2. Padre Eduardo, hermosisima canción. Me recuerda cuando yo iba a un grupo carismático en mi parroquia, aprendí ahí alabar al señor, porque ante sólo oraba. Pero jamás Ore en lengua; porque no me gustaba, entendía que mi Diosito le gustaba más con mis propias palabras.Y así fue. Además que en la cita bíblica de 1- Corintios Capitulo 14 versículos 5 dice: que le gusta más que seamos profetas que hablar en lengua. Pero respeto a todas mis amigas que lo hacen.
    Gracias Padre, por llevarme a estos recuerdos. Un gran abrazo. Para ud. Tenga un bello día.
    Gioconda.V.N.

    ResponderEliminar