Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 12 de octubre de 2015

Basílica de la Virgen del Pilar de Zaragoza


Zaragoza fue un antiguo asentamiento celtíbero convertido en ciudad por los romanos. El evangelio se predicó en la ciudad desde tiempos muy tempranos y pronto hubo una gran comunidad cristiana. De hecho, para no soliviantar a la población local, durante las persecuciones romanas, su obispo san Valero con el diácono san Vicente fueron llevados a juicio a Valencia, donde el segundo recibió martirio y el primero fue devuelto a la libertad porque era muy anciano.

Así pues, la diócesis es muy antigua y tuvo cierta importancia en la España visigoda. Todo terminó con la invasión musulmana el año 714. Los cristianos reconquistaron la ciudad en 1118 y la convirtieron en capital del reino de Aragón.

Por entonces se construyó un templo en honor de la Virgen María, junto al río Ebro, llamado de "Santa María la Mayor". Fue ampliado en el s. XV. El edificio actual se levantó entre 1681 y 1754, aunque las torres y fachadas no se concluyeron hasta el s. XX. Por eso en España, cuando algo dura mucho se dice: "Esto va a resultar más largo que las obras del Pilar".

El templo es impresionante: mide 130 metros de largo, 76 de ancho, 18 de altura hasta la cornisa general, 28 hasta los arcos y 80 metros hasta la cruz de la cúpula central. Cada una de las cuatro torres mide 92 metros de altura. Arriba se ve una foto del exterior desde el río.

Como Cristóbal Colón llegó a América el 12 de octubre de 1492, fiesta de la Virgen del Pilar, esta es reconocida como Reina y Patrona de la Hispanidad. De hecho, alrededor de la Virgen están las banderas de todos los países americanos (norte, centro y sur).

Pueden consultar la página de la basílica en este enlace. El año pasado les pude un video con el popular canto a la Virgen del Pilar: "El Ebro guarda silencio". Lo pueden ver en este enlace.


El camarín de la Virgen, corazón del santuario.


La imagen de la Virgen, a la que cada día cambian el manto.


Las banderas americanas están repartidas en los pilares alrededor del camarín. Aquí se ven algunas de las bombas que tiraron los comunistas contra el santuario, que no llegaron a explotar.


El altar mayor, todo de alabastro.


Una de las naves laterales.


Una de las cúpulas, pintada por Francisco de Goya.


La artística sillería del coro.

4 comentarios:

  1. Doy fervientes gracias a Dios por la presencia singular de María en esta tierra española donde tantos frutos ha producido. Y quiero encomendarte, Virgen santísima del Pilar, España entera, todos y cada uno de sus hijos y pueblos, la Iglesia en España, así como también los hijos de todas las naciones hispánicas. ¡Dios te salve, María, Madre de Cristo y de la Iglesia! ¡Dios te salve, vida, dulzura y esperanza nuestra! A tus cuidados confío esta las necesidades de todas las familias de España, las alegrías de los niños, la ilusión de los jóvenes, los desvelos de los adultos, el dolor de los enfermos y el sereno atardecer de los ancianos. Te encomiendo la fidelidad y abnegación de los ministros de tu Hijo, la esperanza de quienes se preparan para ese ministerio, la gozosa entrega de las vírgenes del claustro, la oración y solicitud de los religiosos y religiosas, la vida y el empeño de cuantos trabajan por el reino de Cristo en estas tierras. En tus manos pongo la fatiga y él sudor de quienes trabajan con las suyas; la noble dedicación de los que transmiten su saber y el esfuerzo de los que aprenden; la hermosa vocación de quienes con su conciencia y servicio alivian el dolor ajeno; la tarea de quienes con su inteligencia buscan la verdad. En tu corazón dejo los anhelos de quienes, mediante los quehaceres económicos procuran honradamente la prosperidad de sus hermanos; de quienes, al servicio de la verdad, informan y forman rectamente la opinión pública; de cuantos, en la política, en la milicia, en las labores sindicales o en el servicio del orden ciudadano prestan su colaboración honesta en favor de una justa, pacífica y segura convivencia. Virgen Santa del Pilar: aumenta nuestra fe, consolida nuestra esperanza, aviva nuestra caridad. Socorre a los que padecen desgracias, a los que sufren soledad, ignorancia, hambre o falta de trabajo. Fortalece a los débiles en la fe. Fomenta en los jóvenes la disponibilidad para una entrega plena a Dios. Protege a España entera y a sus pueblos, a sus hombres y mujeres. Y asiste maternalmente, oh María a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad. Así sea. (Juan Pablo II)
    Feliz día
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  2. VIRGEN DEL PILAR QUE TUVISTE EL DETALLE DE VENIR A ESPAÑA QUE TODOS LOS ESPAÑOLES TECONOZCAN Y TE PROCLAMEN COMO REINA DEL MUNDO Ana Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La proclamo el cielo ¡Dios te salve Maria! Le dijo: El angel Gabriel a la reina....''Llena eres de gracia'' La presencia de Dios estaba dentro de ella. Primer cenaculo viviente de la divinidad del Dios vivo en la tierra...Es madre del Dios hijo y reina del cielo y de la tierra

      Eliminar
  3. Este texto de Juan Pablo II me ha gustado mucho y está totalmente actualizado.

    ResponderEliminar