Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 22 de octubre de 2012

Juan Pablo II y el Carmelo

Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005, pero –como esa fecha siempre cae en torno a la Semana Santa y en esos días no se celebran fiestas de santos– su memoria litúrgica se ha establecido el 22 de octubre, en el aniversario del inicio de su ministerio como Papa de la Iglesia Católica. Al ser hoy el día de su fiesta, recordemos brevemente su relación con el Carmelo. 

Todos saben que Karol Wojtyła nació en Wadowice (Polonia) y que tuvo desde niño una relación muy estrecha con los Carmelitas Descalzos de su ciudad natal. En su templo fue monaguillo y recibió el escapulario el día de su primera comunión. También es de sobra conocido que escribió su tesis doctoral sobre La fe en san Juan de la Cruz (cuyo original se conserva en el Teresianum) y que fue un enamorado de la espiritualidad carmelitana. De hecho, dejó en herencia su anillo pastoral (“el anillo del pescador”) a los carmelitas de su ciudad natal, además del escapulario que siempre llevaba consigo y otras cosas. También dejó una imagen del Niño Jesús que siempre tuvo en su habitación a las carmelitas descalzas del monasterio Regina Coeli de Roma.

Lo que quizás no sea tan conocido es que intentó hacerse carmelita descalzo en varias ocasiones. La primera vez no pudo realizarlo porque los nazis invadieron Polonia y prohibieron el ingreso de novicios en la vida religiosa. Cuando terminó la guerra, volvió a intentarlo, aunque los comunistas también pusieron dificultades a la vida religiosa. De todas formas, el entonces provincial de la orden en Polonia le dijo que si reclutaba otros dos jóvenes, organizaría un noviciado clandestino para ellos tres. Después de estudiar teología volvió a intentarlo, pero esta vez fue el arzobispo de Cracovia el que no se lo permitió. En los años posteriores, cuando recibía a carmelitas en audiencia, les decía bromeando: “como no me quisisteis cuando os pedí entrar entre vosotros, Dios preparó otro camino para mí”.

En un mensaje a los carmelitas, escribió: “Vuestro viaje espiritual continúa en el mundo de hoy. Estáis llamados a releer vuestra rica herencia espiritual a la luz de los desafíos actuales, a fin de que el gozo y la esperanza, la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, especialmente de los pobres y de todos los afligidos, sean también gozo y esperanza, tristeza y angustia de los discípulos de Cristo, y, de manera singular, de todo carmelita” (08-09-2001).

3 comentarios:

  1. En este blog no se deja de aprender cosas nuevas... Con la rica espiritualidad del Carmelo, no me extraña que hasta el Papa quisiera hacerse carmelita. Yo también me siento miembro de esta gran familia. Gracias porque siempre nos recuerda que aquí hay sitio también para los laicos. E.N.

    ResponderEliminar
  2. Los caminos de Dios nos llevan a la hunion con todos Dios eligio a una alma CARMELITA como quiso y cuando quiso aunque los tiempos fueron dificiles
    Demos gracias a DIOS por San Juan Pablo ¡¡ Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. San Juan Pablo II ruega por nosotros!
    Lastima que en mi parroquia que es Carmelita, no hemos tenido Misas por toda esta semana, ya que todos los Padres Carmelitas estan en su Retiro Espiritual.
    Ruega por nosotros y la paz del mundo.
    Gracias Padre Eduardo.
    Bendiciones Carmen A.

    ResponderEliminar