Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 18 de julio de 2013

San Elías, profeta (20 de julio)


Pasado mañana, si Dios quiere, celebraremos la fiesta del profeta Elías, padre espiritual del Carmelo. En la foto se le puede ver representado en un cuadro del monasterio Stella Maris en el Monte Carmelo, entre Eliseo y Juan Bautista. El año pasado le dediqué esta entrada, en la que presento brevemente su figura y recojo las oraciones de la misa. Aquí hablo de la importancia que conserva en Israel y recojo un canto hebreo en su honor. Aquí hablo detenidamente de su historia. Aquí pueden consultar la liturgia de las horas del día. Hoy les presento una poesía en su honor. Mañana y pasado, si Dios quiere, cantos sobre el Santo en español y oraciones de la liturgia bizantina del día.

Profeta de la llama y de la altura,
testigo del Dios vivo y transparente
que hace brotar un agua de ternura
y un huracán del fuego incandescente.

Sobre la cima del Carmelo, ilesa

sube en brisa y cristal la nubecilla.
Se abre una lluvia fértil de promesa
y esboza una Rosa sin mancilla.

Y adora Elías el azul vestigio

de una Virgen y Madre. De la bruma
del poderoso mar subió el prodigio
hecho maternidad desde la espuma.

Por el rostro de fuego del Profeta

cruzó un viento de sueño y profecía.
La llanura del mar, amarga y quieta,
alumbró el limpio gozo de maría. Amén.

3 comentarios:

  1. Me ha encantado,encontrarme de nuevo con
    el profeta Elias,releyendo y disfrutando
    con todo lo que nos envió el año pasado,
    que para mi fue totalmente novedoso.
    Muchas gracias,padre Eduardo,el blog de
    cada día es un estímulo.
    Que el Señor le recompense como Él sabe
    hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Me fascina la historia de este gran profeta, la música hebrea en su honor, las poesías y todo lo que nos dice de mi santo patrón. Ya estoy esperando los cantos en español a ver si son tan bonitos como los hebreos. Elías

    ResponderEliminar
  3. El Señor me dio el privilegio de conocerlo este año en la semana de la Espiritualidad en Panamá, la verdad es que la manera que transmite las enseñanzas nos hace crecer tanto personal como espiritual, gracias y que Dios lo bendiga abundantemente.

    ResponderEliminar