Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 17 de septiembre de 2012

17 de septiembre. San Alberto de Jerusalén

Alberto de Avogadro nació en Italia, a mediados del siglo XII. Entró en los canónigos regulares y fue nombrado obispo, primero de Bobbio y después de Vercelli. Fue muy apreciado por los Papas, para los que realizó importantes misiones diplomáticas, buscando la paz y la reconciliación entre los príncipes y las ciudades italianas. En 1204 fue nombrado patriarca de Jerusalén y legado pontificio para la zona. Al estar la ciudad santa ocupada por los sarracenos, residió en San Juan de Acre, al norte de Palestina. Organizó la vida religiosa de los ermitaños del Monte Carmelo, para los que redactó una Regla, escasa en normas disciplinarias, pero rica en citas bíblicas y en orientaciones para ayudar en la vida espiritual. La Regla presenta la vocación de los carmelitas como un vivir en obsequio de Jesucristo, con corazón sincero, dedicados a meditar día y noche en la Palabra de Dios, a no ser que estén ocupados en otras actividades legítimas. Fue invitado a participar en el IV Concilio de Letrán, pero no pudo acudir, porque murió el 14 de septiembre de 1214 en Acre, asesinado por el maestre del Hospital del Espíritu Santo, a quien había depuesto de su cargo por su mala conducta.


Oración colecta. Oh Dios, que por medio de san Alberto diste al Carmelo una Regla de vida evangélica para alcanzar la perfección de la caridad; concédenos, por su intercesión, vivir siempre en obsequio de Jesucristo y servirle fielmente hasta la muerte. 

Oración sobre las ofrendas. Estas ofrendas que te presentamos, Señor, en la fiesta de nuestro legislador, san Alberto, nos transformen en servidores y testigos de tu Palabra para proclamar ante el mundo las maravillas de tu amor.

Oración después de la comunión. Te pedimos, Señor por la fuerza de estos misterios y por la intercesión de san Alberto, la gracia de vivir siempre en tu presencia, meditando día y noche tu Palabra y velando en oración, hasta llegar al gozo eterno de la gloria.

4 comentarios:

  1. "Vivir en obsequio de Jesucristo" es un hermoso proyecto de vida. Paolo

    ResponderEliminar
  2. Hemos celebrado esta fiesta de san Alberto en la iglesia de santa Teresita en Roma y recordamos con afecto nuestra visita al Monte Carmelo y a san Juan de Acre. San Alberto, intercede por el Carmelo ante el Señor. La Pinta, la Niña y la Santa María.

    ResponderEliminar
  3. San ALBERTO que escribiste la regla
    de los carmelitas Que todos seamos
    testigos de la oracion Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Tantos y tantos Buenos Santos nos regala nuestra Santa Madre Iglecia y talvez ni nisiquiera sabemos la vida de la mitad de ellos,hablo por mi y los laicos.Que el Señor nos dirija a poner mas atención en estas vidas de ejemplo.

    ResponderEliminar