Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 8 de abril de 2017

Domingo de Ramos en la pasión del Señor


Mañana se celebra el Domingo de Ramos, con el que inicia la Semana Santa. Ya he hablado en varias ocasiones de la liturgia del día, de sus contenidos bíblicos y espirituales, recogiendo cantos y poesías. Les recuerdo algunas entradas:

Domingo de Ramos (presentación histórica y teológica).

Jesús entra en Jerusalén (reflexión bíblica).

La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén (profundización bíblica).

La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén (más de lo mismo).

Poesía para hoy (himno de laudes).

Música para hoy (Pueri Hebraeorum).

Procesión de "la borriquilla" en mi pueblo.

La entrada de Jesús en Jerusalén en el arte contemporáneo.

Domingo de Ramos en el arte contemporáneo.

Mañana, si Dios quiere, presentaremos un resumen de estas reflexiones.

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque viene a salvarnos 

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque viene a traernos vida abundante

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque viene a traernos vida eterna

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque viene en el nombre del Padre

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque es humilde siendo rico

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque es pequeño siendo grande

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque nos habla del amor del Padre

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque se humilla por nosotros

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque morirá por nosotros

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Porque resucitará por nosotros

¡HOSANNA AL HIJO DE DIOS!
Por todo y por siempre. Amén.

Que nuestro sí, mañana será un no; que nuestros cantos se convertirán en silencios; que nuestros vítores darán lugar a deserciones; que nuestros gritos se tornarán en timidez... LO SABES, SEÑOR, Y NOSOTROS TAMBIÉN LO SABEMOS.

Que tu entrada en Jerusalén es el inicio de una aventura teñida de sufrimiento, de sacrificio, prueba y muerte… pero con redención final, porque tu amor es más fuerte que el pecado, que la traición y que la muerte, LO SABES, SEÑOR, Y NOSOTROS TAMBIÉN LO SABEMOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario