Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 13 de febrero de 2013

Miércoles de ceniza: Recuerdo de nuestra fragilidad

A partir del s. IX empezó a abandonarse la penitencia pública sacramental, en la que los grandes pecadores oraban a las puertas de las iglesias con las cabezas cubiertas de cenizas. La imposición de las cenizas se generalizó en el s. XI con un significado nuevo: el de la fragilidad de la vida, por lo que se convirtió en una invitación a estar preparados para cuando llegue la muerte. El himno del Oficio de Lectura (versión española), recoge las estrofas más estremecedoras de la misma poesía que en laudes, que subrayan la brevedad de nuestra existencia. Empieza así: «Recuerde el alma dormida, / avive el seso y despierte / contemplando / cómo se pasa la vida, /cómo se viene la muerte / tan callando».

Desde el s. XII, la ceniza proviene de la quema de los ramos y palmas que se usaron el Domingo de Ramos del año anterior para aclamar a Cristo como rey. Los ramos convertidos en ceniza denuncian que hasta nuestros mejores deseos se quedan muchas veces solo en palabras, en propósitos que no se materializan, en polvo y ceniza.

El ministro impone la ceniza mientras dice: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás» (Gen 3,19), o bien: «Conviértete y cree en el Evangelio» (Mc 1,15). Este rito subraya, al mismo tiempo, la fragilidad del hombre y la confianza que Dios tiene en él, dándole una nueva oportunidad. San Clemente afirma que, en todas las épocas, Dios ha concedido una oportunidad de conversión, un tiempo de penitencia. Sucedió en tiempos de Noé y en tiempos de Jonás, de ello hablaron los profetas y los evangelistas. De tan variados testimonios hemos de aprovecharnos en este tiempo de gracia: «Emprendamos otra vez la carrera hacia la meta de paz que nos fue anunciada desde el principio y fijemos nuestra mirada en el Padre y Creador del universo, acogiéndonos a los magníficos dones y beneficios de su paz». 

Así pues, la Cuaresma es un «camino» (o una «carrera», en palabras de san Clemente, que evoca 2Tim 4,7) que comienza con la imposición de la ceniza y termina con la renovación pascual. Se parte de la aceptación de nuestra fragilidad moral (expuestos al pecado) y física (sujetos a la enfermedad y a la muerte), para llegar a participar en la victoria de Cristo. En palabras de san Pablo, es el paso del hombre carnal al espiritual, de guiarse por los instintos a seguir las mociones del Espíritu Santo. El pecador es desobediente, como el viejo Adán; pero está llamado a vivir en comunión con Dios, como Jesús, nuevo Adán. Ese es el proceso de conversión que caracteriza la Cuaresma y que todos los creyentes estamos llamados a recorrer.

2 comentarios:

  1. Quiero realizar este camino cuaresmal con los ojos fijos en Jesús, modelo, compañero, apoyo y meta. Que Él nos conceda a todos participar un día de su Pascua gloriosa. Alex

    ResponderEliminar
  2. Contando y aceptando mi fragilidad,hoy,con la
    imposición de la ceniza,una vez más,comienzo el
    camino.Un camino de reajustes y de mayor apertura al Espiritu. Tengo experimentado,que el gozo de la Pascua es directamente proporcional a la vivencia de la
    Cuaresma.Que Santa María nos acompañe a todos en este peregrinar de la conversión.Gracias,padre Eduardo. Betania.

    ResponderEliminar