Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 6 de noviembre de 2012

6 Noviembre. Beato Eufrasio del Niño Jesús y compañeros, mártires o.c.d.

El Beato Eufrasio nació en un pueblecito de Asturias, en 1897. Entró muy joven en el Carmelo Descalzo. Estuvo destinado en Polonia y, posteriormente, en varias ciudades españolas, como director de las revistas Ecos del Carmelo y Praga y Monte Carmelo y como profesor de teología. Durante la llamada “revolución de Asturias” sufrió el martirio a manos de milicianos, que lo fusilaron el 12 de octubre de 1934. Antes de morir, exclamó: “Os perdono, hijos míos. ¡Viva Cristo Rey!”

El P. Lucas de San José y los 13 religiosos que se encontraban en la Comunidad de carmelitas descalzos de Barcelona, sufrieron el martirio el 20 de julio de 1936, durante la persecución religiosa vivida en España en los años 30. [Sus nombres son: P. Lucas de San José, Jorge de San José, Jaime de Santa Teresa, Juan José de Jesús Crucificado, Romualdo de Santa Catalina, Pedro Tomás de la Virgen del Pilar, Luis María de la Merced, José Mariano de los Ángeles, Marcelo de Santa Ana, Antonio María de Jesús, Alfonso del S. Corazón de María, Eduardo del Niño Jesús, Gabriel de la Anunciación, Joaquín de San José.]

El P. Eusebio del Niño Jesús y toda la comunidad de carmelitas descalzos de Toledo, también sufrieron el martirio entre los meses de julio y septiembre de 1936. Al grito de "Viva Cristo Rey" y perdonando de corazón a los que les quitaron la vida, dieron ejemplo de fidelidad a Jesucristo hasta la muerte. [Sus nombre son: P. Eusebio del Niño Jesús, Fray José Agustín del Santísimo Sacramento, Fray Hermilo de San Eliseo, Fray Eliseo de Jesús Crucificado, Fray Perfecto de la Virgen del Carmen, Fray Clemente de los Sagrados Corazones, Fray Constantio de San José, Fray José María de la Virgen Dolorosa, P. Nazario del Sagrado Corazón, P. Pedro José de los Sagrados Corazones, P. Ramón de la Virgen del Carmen, Fray Melchor del Niño Jesús, Fray Félix de la Virgen del Carmen, Fray Plácido del Niño Jesús, Fray Daniel de la Sagrada Pasión, P. Tirso de Jesús María.] Todos ellos fueron beatificados el 28 de octubre de 2007, dentro del grupo de 498 mártires españoles.

Oración colecta. Dios clemente y rico en bondad, que llamaste al beato Eufrasio y a sus compañeros a servirte en el Carmelo y los regalaste la gracia del martirio, concédenos, por su intercesión, la bienaventuranza de dar testimonio da tu evangelio de paz y de amor.

Oración de los fieles. Celebremos a nuestro Salvador que rico en generosidad escogió como testigos suyos 
al beato Eufrasio y a sus compañeros carmelitas  y aclamémoslo diciendo: Jesús, rey de los mártires, escúchanos.
- Por la Iglesia, para que fortalecida con el martirio de sus hijos, anuncie valientemente el evangelio de la cruz y del perdón. Oremos.
- Por los poderes públicos, para que a imitación de los mártires
promuevan la paz auténtica en el mundo entero. Oremos.
- Por la intercesión de los santos mártires que vivieron pendientes
de tus ojos, concédenos, Señor, la fidelidad a los designios de tu
voluntad. Oremos.
- Por la intercesión de los santos mártires que se alimentaron
copiosamente de tu Eucaristía, concédenos, Señor, hambre de tu
palabra y de tu Cuerpo. Oremos.
- Por la intercesión de los nuestros hermanos mártires, concédenos,
Señor, vocaciones jóvenes que quieran seguirte con amor y
fidelidad. Oremos.
- Por la intercesión de los nuestros hermanos mártires, concédenos
que sepamos santificarnos en el trabajo de cada jornada. Oremos.
Te damos gracias, Señor, por la ejemplaridad de nuestros mártires, por su ayuda en el camino de la vida, por la lluvia de paz, de perdón, de reconciliación, de santa alegría que hacen caer sobre nosotros. Que germine esa buena semilla en nuestra sociedad tan necesitada del rocío del Espíritu Santo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas. A1 celebrar la muerte preciosa de nuestros hermanos Eufrasio y compañeros mártires, acepta, Señor, las ofrendas que tú nos has dado y que te presentamos en intercambio de aquel amor con que derramaron su sangre por tu gloria.

Oración después de la comunión. Después de comer el mismo Pan de vida con que se alimentaron el beato Eufrasio y compañeros mártires, te rogamos humildemente, Señor, que participemos con ellos en la gloria de tu Resurrección.

3 comentarios:

  1. Hermoso testimonio de fidelidad hasta la muerte. Que el ejemplo de los mártires nos ayude a fortalecer la fe. E.N.

    ResponderEliminar
  2. Que la intecesion por nosotros, de estos santos martires,llegue hasta el Señor y nos conceda valentia para seguirle siempre. Fina

    ResponderEliminar
  3. SEÑOR HAZNOS FUERTES Y VALIENTES PARA SERTESTIGOS DE TI DONDE VAYAMOS

    ResponderEliminar