Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 30 de diciembre de 2016

Someteos unos a otros por amor


Normalmente, la fiesta de la Sagrada familia de Jesús, María y José se celebra el domingo que sigue al día de Navidad. Pero si el 25 de diciembre cae en domingo (como este año) el domingo siguiente es el 1 de enero, fiesta de santa María, Madre de Dios, por lo que la fiesta de la Sagrada familia se celebra el 30 de diciembre (es decir, hoy).

Ya he contado la historia y el significado de esta fiesta en varias entradas, en las que también he recogido poesías y otros textos. Hoy me limito a comentar el texto más difícil de la liturgia del día, que dice: «Mujeres, sed sumisas a vuestros maridos, como conviene en el Señor» (Col 3,20).

Hay que interpretar la frase en su contexto histórico y literario. No podemos olvidar que el mismo san Pablo afirma: «Sed sumisos unos a otros por amor» (Ef 5, 21). Por lo tanto, las mujeres se tienen que someter a los maridos y los maridos se tienen que someter a las mujeres.

En el texto de la carta a los Colosenses que hoy se ha leído se pide: «Sed comprensivos, perdonaos, sobrellevaos unos a otros, amaos, sed agradecidos...». Estas recomendaciones son para todos, hombres y mujeres.

No olvidemos que para los cristianos «no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús» (Gál 3,28). 

Todos somos iguales ante el Señor y todos estamos llamados a parecernos a él, amándonos y sirviéndonos unos a otros. Esta es la moral familiar de los cristianos. No nos dejemos impresionar por una frase fuera de su contexto. Y recordemos que todos los textos de la Biblia tienen que ser interpretados a la luz de la enseñanza de toda la Biblia.

Así que en la fiesta de la Sagrada familia recordemos el plan de Dios para todos los hombres y para todas las familias, que consiste en el respeto de todos, en el amor mutuo y en el servicio y la ayuda de todos para todos.

2 comentarios:

  1. Gracias Padre Eduardo por sus enseñanzas, siempre le leo. En estas fechas le deseo que siempre sea Navidad en su corazón para que Nuestro Amado que se hace Niño siempre tenga un Pesebre donde descansar. Que la Sagrada Familia de Nazaret nos guíe siempre para cuidar de nuestras familias y de la gran familia de nuestra Orden. Un Felíz Año en mi nombre y de la Comunidad ocds Llama de Amor Viva,Caracas,Los Chorros.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo entiendo perfectamente.Pero un día que hice esta lectura en la celebración de la Misa,el sacerdote me mandó cortar esa parte de la sumisión de la mujer.

    ResponderEliminar